Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

Buscar alojamiento por provincia

Buscar alojamiento por comunidad autónoma

Casas rurales con encanto en Extremadura

Extremadura está en el suroeste de la Península, pegadita a Portugal, y se la reparten casi a partes iguales las dos provincias más extensas de España: Cáceres y Badajoz.

Las zonas más solicitadas de Extremadura

El espectáculo natural del norte de Extremadura (Valle del Jerte, Sierra de Gata, Las Hurdes...) contrasta con las plácidas llanuras del sur de Badajoz y La Serena. Descubre sus mejores destinos.

Últimas opiniones en Extremadura

Marc Gerlach...

Marc Gerlach...

Casa Rural Sierra de Aguafría

"Casa y finca muy buena y agradable"

4
Opinado el
+: Casa casi perfecta: completamente equipada y finca enorme -: el camino para llegar a la casa es terrible Ver opinión completa
Andrés Ferna...

Andrés Ferna...

Plaza del Pacifico La Bazana

"Excelente el trato y el alojamiento."

5
Opinado el
Alojamiento perfecto, para pasar un buen fin de semana, si quieres tranquilidad con familia o amigos. Ver opinión completa
Cesar Juarez...

Cesar Juarez...

Casa Rural de Agroturismo El Vallejo

"Piscina, huevos, casa. "

5
Opinado el
Gran casa con todo lo necesario para compartir con amigos, familia, niños un finde semana estupendo. Todo nuevo y bien cuidado. Piscina excepcional,... Ver opinión completa
Ramon Illan

Ramon Illan

Aguas del Venero

"La casa esta genial"

5
Opinado el
"La casa está genial" ha sido la frase que más se repitió el viernes cuando entramos un grupo de matrimonios con sus chavales. La casa está... Ver opinión completa
Ana Isabel

Ana Isabel

Soto de Nisa

"Tranquilidad"

4
Opinado el
Hemos estado este fin de semana en la casa y ninguna pega con ella, todo muy bien, el único pero que tiene...es que el acceso no está bien... Ver opinión completa
Felix Fernan...

Felix Fernan...

Casa Rural La Dehesa de Campoviejo

"Fin de semama para recordar"

5
Opinado el
Viajamos 7 familias con nuestro respectivos niños, casa muy amplia, zonas comunes perfecta para un grupo tan numeroso, casita del árbol para... Ver opinión completa

Escápate a Extremadura

El patrimonio mundial tiene la ciudad de Cáceres entre sus filas. También son famosas sus procesiones de Semana Santa, que marchan al paso de la talla del Cristo Negro. Muy cerca, con los itinerarios del paraje natural de los Barruecos (de 30 minutos a 3 horas), te esperan atractivos como peñas rocosas, restos arqueológicos o una colonia de cigüeñas.

Por otro lado, Badajoz conserva el perfume de su época musulmana y está muy presente en su Alcazaba, origen de la ciudad. Portugal te saludará ampliamente desde lo alto de sus murallas. Las mejores épocas para visitar Badajoz son en carnaval u otoño, para conmemorar su fundación con la fiesta Almossassa Batalyaws.

En bandeja de plata

Históricamente los romanos y sus faldas pisaron esta tierra siguiendo la calzada llamada Vía de la Plata, que iba de Mérida a Astorga (León). Muchos peregrinos que recorren el Camino de Santiago aprovechan esta misma ruta. Tu incursión por territorio extremeño puede durar cinco días, pasando por puntos como Zafra, Mérida, Cáceres y las localidades de San Gil y Galisteo.

Pisando el límite norteño

Si eres de los que se lleva una cesta en todas sus escapadas rurales, estás de enhorabuena. ¡Bienvenido al paraíso de las setas! Pero no te la traigas de casa, pásate antes por Pinofranqueado, una localidad famosa por sus alquerías de pizarra y sus trabajos en cestería y madera.

Ahí van otros apuntes de viajero:

  • Flirteando con Portugal, en la Sierra de Gata oirás hablar a fala, un dialecto de origen galaico-portugués. Y como setas verás asomar pueblos singulares como Trebejo, Acebo, Gata y Robledillo de Gata. Arquitectura serrana, arroyos bajando por sus calles… ¿Tienes tu cámara a punto?
  • También en la frontera con la provincia de Salamanca, las Hurdes ofrecen agua a raudales: paisajes para admirar, como el Chorro de la Meancera y el meandro de Melero, o para bañarte en ellos, como la piscina natural de Nuñomoral.
  • Hervás, con su barrio judío, y el palacio de Sotofermoso magnetizan en el Valle del Ambroz. Aquí podrás pescar y abrazar, entre unos cuantos, árboles monumentales como los castaños de Segura de Toro. ¡Y que no se te olvide perderte en el horizonte del puerto de Honduras!
  • Tierras de Granadilla gira entorno del embalse de Gabriel y Galán, nombre de poeta nacido en Guijo de Granadilla y cuya casa puedes visitar. También tienes una cita con el hermoso pueblo amurallado de Granadilla y la ciudad romana de Cáparra.
  • El Valle del Jerte impacta sobretodo con su manto blanco primaveral y la Fiesta del Cerezo en Flor (marzo-mayo). Y, pese a su nombre, es altamente recomendable zambullirse en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. En Piornal podrás liberar el estrés propinando una lluvia de nabos al ladrón Jarramplás (19 y 20 de enero).
  • En la Vera podrás recorrer la Ruta del Emperador (10 kilómetros de ida), que va de Jarandilla de la Vera al Monasterio de Yuste, donde murió Carlos V (se le dedica una fiesta en febrero). También en Jarandilla tienen lugar Los Escobazos de brezo encendido (7 de diciembre).

+ Cáceres

Que los extremeños tienen ADN de exploradores podrás averiguarlo recorriendo la Ruta de los Descubridores siguiendo, por ejemplo, los pasos de Francisco Pizarro. Te llevarán a la hermosa Trujillo, donde se erigieron palacios con riquezas procedentes de América. Aquí podrás festejar la llegada del buen tiempo con el Chíviri (Domingo de Resurrección), entre canciones populares y trajes típicos de pastores.

Pastores como quizá Gil Cordero, de quien se dice que construyó una pequeña ermita tras una aparición de la Virgen. De ahí salió el Real Monasterio de Guadalupe, patrimonio mundial, donde cobra mucha fuerza el Día de Extremadura (8 de septiembre), puesto que la Virgen de Guadalupe es patrona de esta tierra.

También está Coria, con sus murallas levantadas por romanos y árabes y sus célebres Sanjuanes (junio). Y Plasencia, que ha sabido mantener intacto su conjunto monumental y su mercado semanal, homenajeado con el Martes Mayor (primer martes de agosto).

El bello "monte fragoso"

Desde lo alto de su castillo, de origen árabe, gozarás las vistas del Parque Nacional de Monfragüe, Reserva de la Biosfera. Esto es lo que puedes encontrar en sus dominios:

  • El río Tajo, su columna vertebral, y el río Tiétar.
  • Una gran variedad de especies. Los ciervos nos han contado que suelen dejarse fotografiar.
  • El Salto del Gitano, un acantilado de 300 metros donde anidan buitres leonados y otras aves.
  • Pinturas rupestres.
  • Villarreal de San Carlos, con el centro de recepción de visitantes, servicios públicos y merenderos.
  • La princesa Noeima: que vaga eternamente por el monte por haberse enamorado de un cristiano. ¡Los castigos de los padres son tremendos…!

En la cara sur

En el sur permanece el Conjunto Romano de Mérida y Termas de Alange, patrimonio mundial. También te dejarán alucinado el Carnaval Romano, la Emerita Lvdica (verano) y el viacrucis en el anfiteatro romano la madrugada del Viernes Santo.

En la sierra suroeste de Badajoz están los encantadores municipios de Zafra, Fregenal de la Sierra y Jerez de los Caballeros, todos con importantes fortalezas. Estás invitado a visitar el dolmen del Toriñuelo y a celebrar Las Candelas de Almendralejo (febrero), las Cruces de Mayo de Feria o la recreación de la Batalla de la Albuera de la Guerra de la Independencia. También podrás ir en romería (septiembre) hasta el monasterio de la Virgen de Tentudía.

Un secreto: la única playa de interior con bandera azul en España se encuentra en el embalse de Orellana.

Para pegar buen bocado

El cerdo ibérico campa a sus anchas tanto en las dehesas como en las recetas típicas extremeñas. El cordero también es un producto estrella, como demuestra la chanfaina, un guiso que tiene su propia fiesta en Fuente de Cantos (abril). Otros hitos de la gastronomía extremeña son las morcillas de calabaza (las Hurdes), el pimentón de la Vera, la Torta del Casar, la sopa de obispo (Trujillo), el zorongollo...

En los dulces se notan influencias judías, árabes y portuguesas. Haz este apetitoso experimento con roscas de huevo (Sierra de Gata), Técula Mécula (Olivenza), turrón de Castuera, sapillos o repápalos con leche (en Semana Santa).