Casas rurales en La Alberca

La Alberca

Nº de plazas

Búsqueda libre (pueblos, comarcas, zonas...)

Entrada Salida

Precio medio aprox.

Tipo de alquiler

  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar

12 Casas rurales en La Alberca

Ver en un mapa
Más relevantes primero

Las Casitas del Huerto

La Alberca
2 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 27 personas
12 dormitorios
22 camas
21 
pers. noche
aprox

La Alberca, es uno de los pueblos que conserva una arquitectura popular genuina. Nuestras casas se han construido respet...

Casa Rural La Esquina de Ánimas

La Alberca
3 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 5 personas
3 dormitorios
4 camas
21 
pers. noche
aprox

La casa rural La Esquina de Ánimas, es una nueva construcción en el mismo centro de La Alberca. Está totalmente equipada...

Casa Espeñitas

La Alberca
3 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 4 personas
2 dormitorios
3 camas
21 
pers. noche
aprox

Casa Espeñitas está situada en el casco urbano de La Alberca, junto al Parque Natural de Batuecas-Sierra de Francia, dec...

El Aserradero

La Alberca
Alquiler íntegro
4 - 20 personas
8 dormitorios
12 camas
25 
pers. noche
aprox

El Aserradero es un conjunto de casas rurales se encuentran situadas en el municipio de La Alberca, primer pueblo de Esp...

Apartamentos Turísticos Anita

La Alberca
Alquiler íntegro
4 - 4 personas
7 dormitorios
3 camas
22 
pers. noche
aprox

El Conventino

La Alberca
Alquiler íntegro
1 - 5 personas
3 camas
19 
pers. noche
aprox

Apartamentos Villadolores

La Alberca
Alquiler íntegro
2 - 36 personas
2 dormitorios
26 camas
24 
pers. noche
aprox

Antiguas Eras

La Alberca
Por habitaciones
1 - 63 personas
34 dormitorios
30 camas
35 
pers. noche
aprox

Río La Llana

La Alberca
Alquiler íntegro
1 - 8 personas
5 dormitorios
5 camas
25 
pers. noche
aprox

Casa La Puente

La Alberca
Alquiler íntegro
1 - 6 personas
3 dormitorios
4 camas
20 
pers. noche
aprox

Hotel Las Batuecas

La Alberca
Por habitaciones
1 - 64 personas
38 dormitorios
8 camas
34 
pers. noche
aprox

Al-Bereka

La Alberca
Alquiler íntegro
2 - 80 personas
45 camas
23 
pers. noche
aprox

La Alberca, entre el mito y la leyenda

No vamos a entrar en rodeos porque no hacen falta demasiadas presentaciones. Todo lo que necesitas saber son las coordenadas de dónde te mandamos: Castilla y León, sur de la provincia de Salamanca y Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia.

Ven volando hasta el aeropuerto de Salamanca (a 1 hora y 15 minutos). O en tren, hasta Salamanca u otras estaciones más cercanas: Ciudad Rodrigo y la Fuente de San Esteban (línea C4), Ledrada y Béjar (línea C3). Otra opción: el autobús, que conecta la Alberca con las ciudades de Salamanca, Béjar y Ciudad Rodrigo. Si vienes en tu coche, sigue la A-66 desde Cáceres, la A-62 y la SA-201 desde Salamanca o la A-50 desde Madrid.

¿Qué te espera por aquí?

¡Su arquitectura popular encandila! El secreto está en su combinación de piedras y entramados de madera, fachadas encaladas y coloridas con flores, series de dos balcones... Y en la influencia de las culturas cristiana, islámica y judaica. Fíjate en las inscripciones de sus dinteles, con signos, fechas y anagramas religiosos. Y párate un rato en la Plaza (junto a su crucero): una hermosa síntesis de todo esto.

Sus museos, además, te van a enriquecer. Como la Casa Museo Sátur Juanela, que es un sentido homenaje a una vida y una arquitectura tradicionales, y el ¡Oh! Espacio del Jamón, donde podrás hacer catas, también a ciegas.  

El Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia

Aquí se dan la mano las especies vegetales atlánticas y mediterráneas, y se despliega un amplio mosaico de olivares, viñedos y árboles frutales, entre los que destaca el cerezo (¡un espectáculo en primavera!). Hectáreas recorridas por corzos, el lince ibérico… y sobrevoladas por aves rapaces como el buitre y la muy querida cigüeña negra.

Pero su interés sobrepasa lo natural: hallarás pinturas rupestres del neolítico en los valles de Lera, Belén y las Batuecas (donde también hay un bonito convento carmelita), además de castros vetones y explotaciones mineras romanas.

Tus pasos podrán llevarte a antiguas minas de oro como las del Cabaco y a disfrutar con senderos como el GR-10: Travesía por la Sierra de Francia.

Encima de una moto, no se te van a resistir los 250 kilómetros de la Ruta Peña de Francia: un trazado circular con Salamanca como punto de inicio y enclaves peculiares como Ciudad Rodrigo y el castillo de Miranda del Castañar.

¡Para las mentes curiosas!

Por si te percatas de que en la sierra de Francia hay multitud de topónimos franceses: tiene que ver con la repoblación de estas tierras entre los siglos XII y XIII y con la gente que llegó acompañando al noble francés don Raimundo de Borgoña, esposo de doña Urraca (hija de Alfonso VI).

Pisa con cuidado: ésta es una tierra convertida en mito y leyenda. En 1434 fue descubierta la Virgen morena de la Peña de Francia y posteriormente su santuario pasó a ser lugar de peregrinación. El Camino del Sur del Camino de Santiago se desvía para rendirle homenaje.

También Cervantes fijó su atención en estos lares y les dio vida literaria en El Quijote. Y Lope de Vega dibujó el valle de las Batuecas como el refugio de unos enamorados que huían de la Corte.

La Moza de Ánimas

Quien responde a este sobrenombre sale cada atardecer a la calle acompañada de otras mujeres para llamar a los vecinos a la oración con el tañir de una campana. Quien también lleva una campana (pero atada en el cuello) es el Marrano de San Antón, que se suelta el día 13 de junio y es alimentado por los vecinos hasta que se sortea el 17 de enero siguiente.

Otro momento peculiar llega con los Carnavales Patahenos y su corrida de toros burlesca con hombres rellenos de sacos de heno y paja y un hombre-toro armado con una horca.

Tampoco deben pasar por alto las procesiones de Semana Santa y la representación de la Pasión (jueves santo), el Día del Pendón (lunes de Pascua, que recuerda una batalla del siglo XV contra tropas portuguesas), la romería de Majadas Viejas (jornada campera a 3 kilómetros de la población), los calvoches (castañas) que se asan durante el magosto al son de la gaita y el tamboril…

Pero la gran cita son las fiestas patronales de la Virgen de la Asunción (agosto): el Diagosto, con pasacalles con tamborileros, el ritual del Ofertorio, danzas tradicionales... Uno de sus momentos más relevantes es la loa, que con pirotecnia y distintos personajes escenifica la victoria del bien sobre el mal en lo que es uno de los autos sacramentales medievales más antiguos de España.

El arte artesano y la pezuña de la gran bestia

Con motivo de la procesión de Corpus Christi y otras fiestas, las fachadas se cubren con paños, colchas y mantones decorados con bordados coloridos, singulares en toda la comarca. Dan forma a todo tipo de motivos simbólicos que también sirven como ornamento en madera y cerámica: un corazón del que nace una flor es el amor, un águila bicéfala es el matrimonio, una trucha representa la fertilidad…  

También en días festivos verás lucir por las calles los vestidos tradicionales de albercanos y albercanas (en el Museo del Traje Típico Albercano, todo el año). El de los hombres es sobrio: llevan sombrero o un pañuelo de seda, chaleco, faja, calzón, pantalón bombacho...

En el traje de vistas de las mujeres destacan los collares y brazaleras de oro, plata y coral, con los que se engalanan de cuello a rodillas. De ellos cuelgan amuletos (para la fertilidad, contra el mal de ojo...), crucifijos, medallas caladas y relicarios: cajitas de plata con los evangelios, la castaña india, el corazón de la novia, la media luna, la pezuña de la gran bestia, la Santa Faz, la trucha articulada...

Embutidos curados al aire libre serrano

Bajo esta etiqueta te saciarán el apetito deliciosas lonchas de chorizo, jamón de cerdo ibérico, lomo, salchichón… Para hacer una buena digestión, resérvate una porción de hornazo (empanada de embutidos), un plato de limón serrano (elaborado con limón, naranja, chorizo y huevo duro) y un buen trozo de cabrito cuchifrito.

Acompáñalo con un vino de la comarca y remátalo dulcemente con obleas, perrunillas y turrones, donde no falte un toque de su miel.  

Buscar alojamientos