Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

77 Casas rurales en Ribadesella

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

Apartamentos Nieto

Ribadesella

(1)
Alquiler íntegro
4 - 8 personas
4 dormitorios
10 camas
22€ pers./noche (aprox)

Casa Rural El Hogueru

Ribadesella

(1)
Alquiler íntegro
9 - 12 personas
5 dormitorios
9 camas
12€ pers./noche (aprox)

Casa Carmen 4

Ribadesella

Alquiler íntegro
6 personas
3 dormitorios
20 - 29  pers. noche aprox

Casa Carmen 2

Ribadesella

Alquiler íntegro
3 personas
1 dormitorio
20 - 29  pers. noche aprox

Casa Africa

Ribadesella

Alquiler íntegro
7 personas
4 dormitorios
20 - 29  pers. noche aprox

Casa Begoña

Ribadesella

Alquiler íntegro
5 personas
3 dormitorios
20 - 29  pers. noche aprox

La Casona de Linares

Ribadesella

Alquiler íntegro
13 personas
7 dormitorios
20 - 29  pers. noche aprox

Hotel Camangu

Ribadesella

(2)
Por habitaciones
1 - 22 personas
11 dormitorios
19 camas
29€ pers./noche (aprox)

Los Cerezos

Ribadesella

Alquiler íntegro
2 - 24 personas
15 dormitorios
15 camas
17€ pers./noche (aprox)

Apartamentos Rurales El Corberu

Ribadesella

(1)
Alquiler íntegro
2 - 18 personas
11 camas
30€ pers./noche (aprox)

El Frade

Ribadesella

(2)
Por habitaciones
1 - 12 personas
12 dormitorios
6 camas
29€ pers./noche (aprox)

La Cuétara de Linares

Ribadesella

(4)
Alquiler íntegro
13 personas
5 dormitorios
10 camas
25€ pers./noche (aprox)

Hotel La Chopera

Ribadesella

Por habitaciones
25 personas
11 dormitorios
23 camas
30€ pers./noche (aprox)

Casa Espe

Ribadesella

Alquiler íntegro
2 - 5 personas
3 dormitorios
4 camas
16€ pers./noche (aprox)

Villalen

Ribadesella

Por habitaciones
1 - 14 personas
8 dormitorios
21 camas
22€ pers./noche (aprox)

La Venta L'Reves

Ribadesella

Alquiler íntegro
1 - 7 personas
4 dormitorios
6 camas
16€ pers./noche (aprox)

Casa de Rubio y Casa de Isidoro

Ribadesella

Alquiler íntegro
2 - 14 personas
1 dormitorio
8 camas
24€ pers./noche (aprox)

Espléndidas vistas

Ribadesella

(1)
Alquiler íntegro
2 - 10 personas
7 dormitorios
7 camas
11€ pers./noche (aprox)

La Xana

Ribadesella

(2)
Por habitaciones
2 - 14 personas
8 dormitorios
9 camas
30€ pers./noche (aprox)

Casina de Rubio y Casina del Naranjo

Ribadesella

Alquiler íntegro
2 - 8 personas
3 dormitorios
6 camas
25€ pers./noche (aprox)

41 - 60 de 77 alojamientos rurales

Ribadesella, la joya rural del Cantábrico

Pocas localidades condensar todos los atractivos del mar y la montaña manteniendo el encanto y singularidad de las zonas rurales como Ribadesella. 

Pero es que, además, en esta coqueta localidad rural encontrarás mercadillos, callejuelas de piedra, iglesias románicas y plazuelas llenas de bares y restaurantes donde sentarte tomar algo. 

Cercada por montañas, playas y acantilados, Ribadesella tiene una ubicación privilegiada en un entorno natural lleno de posibilidades.

La localidad está dividida por el precioso estuario del río Sella; las dos orillas urbanas de la localidad se comunican por un puente sobre este río. 

En la zona este se localiza el casco histórico y las calles centrales de la Gran Vía, donde se encuentran buena parte de los locales comerciales y de ocio de Ribadesella. 

Uno de sus puntos neurálgicos se encuentra en las inmediaciones de la Plaza de la Iglesia; un espacio muy concurrido en verano y donde abundan las sidrerías, cafeterías y tiendas. Además, el casco antiguo está peatonalizado, lo cual favorece poder pasear sin ruidos ni contaminación.


Pasea cerca de aguas llenas de historia

Es muy recomendable realizar un paseo por el río Sella, que separa la localidad en dos. Popularmente conocido como el paseo de Los Vencedores del Sella, este precioso pasaje discurre junto al río hasta el barrio del Cobayu y el área natural de la Mediana. 

En tus ojos se extenderá un vasto territorio llano como una pequeña joya fluvial, fértil y hermosa, que ha sido declarada recientemente Entorno Protegido. Y es que los matices del sol, con la vegetación y el agua moviéndose, confieren al paisaje un encanto especial.

Este paseo, debe su nombre a los numerosos piragüistas que lucharon por obtener trofeos y superarse a sí mismos a lo largo de la historia. Actualmente, además, puedes encontrar un gran monumento de dos piragüistas y una placa con los mejores de todos los tiempos.

Explora un puerto con aires de bulevar 

En los últimos tiempos la zona portuaria ha sido remodelada y, actualmente, combina la presencia de redes, barcos de pescadores y olor a mar con el glamur de un bulevar; pues el paseo turístico y comercial al pie del río contrasta graciosamente con el puerto. 

Así mismo, la desembocadura del Sella también ha sufrido una gran transformación; ha pasado de ser un refugio exclusivo de embarcaciones pesqueras típicas a compartir aguas con veleros de todo tipo que atracan en el puerto deportivo, ubicado en la orilla contraria al muelle tradicional. 

Te recomendamos que pasees por el popular Paseo de la Grúa. Un recorrido que resulta muy agradable, ya que caminando puede apreciarse una buena panorámica del casco urbano principal de Ribadesella y su hermosa Playa de Santa Marina.

Descubre una playa de aguas dulces y saladas 

En su vertiente oriental, la Playa de Santa Marina concluye en la llamada Punta del Arenal, donde la ría del Sella toma su última curva antes de desembocar al mar. Antiguamente este territorio servía paralelamente de zona de dunas, varadero de lanchas y solar de industrias balleneras. 

La posterior urbanización de la zona conocida hoy como “La punta” fue cambiando lentamente la fisonomía y uso de esta zona.

Pero los atractivos de la orilla del Sella son más que la propia playa y sus joyas arquitectónicas. Muy cerca se encuentran las cuevas de Tito Bustillo y el macizo de Ardines, antiguos asentamientos paleolíticos con numerosas muestras de arte rupestre que lo convierten en uno de los santuarios prehistóricos más importantes del mundo. 

¿Quién era el Tito Bustillo y por qué una cueva lleva su nombre? 

Esta increíble cueva fue descubierta en 1968 por el grupo de espeleología entre los que se encontraba Celestino Bustillo, popularmente conocido como “Tito Bustillo”. Días más tarde de haber descubierto la famosa cueva, "Tito" falleció en un trágico accidente de montaña y, en su honor, bautizaron la cueva con su nombre. 

Una de las particularidades de esta cueva es que está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008. 

En la cueva, pintadas en rojo, actualmente todavía se pueden identificar la representación de vulvas de mujer, en una invocación prehistórica a la fecundidad. 

Más adelante, también se encuentran la cocina y utensilios del hombre prehistórico así como un gran caballo pintado en morado. 

Siguiendo la ruta, un poco hacía la izquierda de la galería, se encuentra la famosa sala de las pinturas. Caminando por ella dejamos atrás, a nuestra derecha, una cortada de unos veinte metros verticales por cuyo fondo discurre un riachuelo. En estas valiosas paredes podrás admirar algunas pinturas prehistóricas de más de 25.000 años de antigüedad. 

Saborea la mejor gastronomía de mar y tierra

Que en Ribadesella se come de diez es vox populi. Una de las principales particularidades de la gastronomía riosellana es que, a causa de su particular orografía, ofrece platos de mar y de montaña. 

Si tu pasión está entre los sabores del océano, la sal y las rocas marinas, los mariscos que te ofrece esta encantadora zona rural te fascinarán por su sabor. 

Además, en esta zona siempre se cocinan en estado natural; es decir, se cuecen en agua de mar, como manda la esencia culinaria de un plato muy fresco que no necesita condimentos. 

Podrás saborear los mejores percebes, la langosta, el centollo, el bogavante, el buey de mar, la andarica, las lapas o los erizos de mar, entre muchas otras delicias marinas. 

Y, como no podría ser de otra manera, hay que regar cualquier escapada rural en Asturias con la mejor sidra del país. Los asturianos se refieren al viejo arte de beber sidra como “tomar un culín”. 

Desde tiempos remotos, “tomar un culín” es un acto social, cargado de rito y con la única meta de conversar y pasar un buen rato. Lo más usual es hacerlo en alguna de las múltiples sidrerías que salpican todo el territorio y que, con el paso de los años, se han convertido en un lugar esencial de ocio. 

En su interior, suelen amontonar un buen número de cajas de sidra para que no decaiga el ánimo entre los comensales, pero también disponen de algunas tapas y aperitivos que sirven de base a esta deliciosa bebida asturiana.