Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

308 Alojamientos en Sierra de Gredos

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

21 - 40 de 308 alojamientos rurales

La sierra de Gredos más rural

Dentro del Sistema Central (o “espinazo de Castilla”, en palabras de Miguel de Unamuno) se deslizan con toda su gracia los 120 kilómetros de longitud y 30 de anchura de la sierra de Gredos, "corazón pétreo de España" (en palabras del mismo Unamuno). Un festival de desniveles, gargantas, riscos… con la cabra hispánica como anfitriona. 

Pon la lupa en el tramo que transcurre por Castilla y León, en el sur de Ávila. Sentirás como retumba su latido en el circo de Gredos, el corazón del parque, donde se extiende la laguna Grande y sube hasta tocar el techo el pico de Almanzor, el punto más alto. 


¿Te gustaría ir y te preguntas cómo llegar?

Una buena opción es desde Madrid, tras aterrizar en el aeropuerto de Barajas o bajar del AVE en las estaciones de Atocha y Chamartín. La segunda parte del trayecto se puede hacer de forma directa cogiendo un taxi o un coche de alquiler (unas 2 horas y 15 minutos) o un autobús (unas 3 horas). Otra opción es coger un tren hasta Ávila y luego un autobús (unas 4 horas).
También puedes llegar desde el aeropuerto de Salamanca (Matacán, Villagonzalo de Tormes), el más cercano (a unas 2 horas de la sierra en coche).  


¿Qué te va a encandilar de la sierra de Gredos?

  • Conocerla paso a paso. Para ello tienes hermosas rutas, como la Senda del Puerto del Peón, que te llevará de Reguero Hornillo al refugio de Domingo Fernando (11,7 kilómetros, ida: 4 horas y 20 minutos). 
  • Las Rutas Arqueológicas de los Vetones. Seguirás el rastro de este pueblo prerromano visitando los castros de las Cogotas (Cardeñosa), el Raso (Candeleda), la Mesa de Miranda (Chamartín) y Ulaca (Villaviciosa, Solosancho) y los Toros de Guisando. 
  • Las estampas primaverales de postal desde los pueblos del Arenal o el Hornillo: cerezos floridos con las montañas de Gredos cubiertas de nieve al fondo.
  • Dar rienda suelta al turismo activo. Por ejemplo en Guisando, escalando. O recorriendo los puertos de Peñanegra y Serranillos sintiéndote uno más de la Vuelta Ciclista. O dejándote ir en parapente en Pedro Bernardo, conocido como "el balcón del Tiétar". O haciendo piragüismo en el embalse del Rosarito (Candeleda).
  • Sus cielos oscuros, que podrás disfrutar desde miradores estelares en distintos municipios. 
  • Y seguir mirando al cielo, pero ya si eso mejor de día, para contemplar el exquisito vuelo de las aves. 


El valle del Tormes

La localidad más importante de toda esta zona, y una de las más bonitas, es el Barco de Ávila, que anda haciendo malabarismos en el valle del Tormes, acercando posiciones entre las provincias de Ávila, Salamanca y Cáceres. Enmarcados en este mismo valle, están marcados como favoritos los destinos de Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino. En sus alrededores encontrarás fantásticas zonas naturales de baño como las Valdeascas y las Chorreras.


Tradición hecha piedra

Si buscas una escapada con rincones pintorescos, pasea por las calles empinadas de Navacepeda de Tormes, y anda una media horita más para cruzar el armonioso puente romano del Pozo de las Paredes y darte un chapuzón a sus pies. 

O piérdete gratamente en la comarca del Valle del Tiétar, donde te sabrán encontrar los castillos de la Triste Condesa (Arenas de San Pedro), de la Adrada y de Mombeltrán. Además, entrar en las milenarias cuevas del Águila (Ramacastañas), con sus caprichos en forma de columnas y estalactitas, es algo que tampoco vas a olvidar. 

Caminando por otros pequeños núcleos rurales verás muestras de la arquitectura típica, con piedra granítica, madera y tejas de tipo árabe en las cubiertas. Escoge las que quieras entre estas apuestas seguras: Candeleda, los Guijuelos, Guisando, Herguijuela, Lastrilla, Navalguijo, Navamojada…

¿Quieres descubrir otros elementos tradicionales? Pues ahí van los cruceros góticos de Hoyos del Espino, la calzada romana y cañada trashumante que enlaza el municipio de Cuevas del Valle con el puerto del Pico, chozos de pastor como el del Arenal...


¡Información útil!

Para no perderte ningún detalle del entorno puedes acudir a las casas del parque Pinos Cimeros (Hoyos del Espino) o El Risquillo (Guisando). Dispondrás de cámaras con panorámicas de la sierra y que te enfocarán todo tipo de fauna, desde cabras a grandes rapaces.  

Y aquí tienes algunos consejos para moverte dentro del parque:

  • Lleva calzado y ropa adecuada, y ten en cuenta la previsión metereológica.
  • Si no haces mucho ruido, podrás ver muchas especies de animales. 
  • No arranques plantas, permite que también disfruten de ellas los que vengan después. 
  • No es aconsejable beber agua de los ríos. Utiliza las fuentes de los pueblos y zonas recreativas. 


Romerías y cucurrumachos 

Para saborear un poco de tradición, únete a la Romería de Nuestra Señora de Chilla (segundo domingo de septiembre), en Candeleda, o la de San Pedro de Alcántara (19 de octubre), en Arenas de San Pedro. En la segunda, la peregrinación se hace a pie o en caballos engalanados con banzos anteriormente subastados. 

También podrás ver jinetes y vecinos a pie marchando en procesión al atardecer acompañando con antorchas y teas encendidas la fiesta del Vítor a San Pedro Bautista (5 y 11 de febrero y 7 y 8 de julio), en San Esteban del Valle.

El punto endiablado lo aporta Navalosa durante su carnaval con los cucurrumachos, unos seres malignos con máscaras de pelo que danzan mientra hacen sonar sus cencerros. 
 

Alubias y perrunillas

No te quedarás indiferente tras comer unas alubias del Barco de Ávila. Su gran aliado es el agua de Gredos, que les da esa suavidad tan característica. Y también te puedes unir a la dulce tradición de llevarte perrunillas al paladar, unas pastas de manteca que tienen el origen en los tiempos de la reina Isabel la Católica.