Categorización de los alojamientos en turismo rural

La falta de unidad en la categorización de las casas rurales es uno de los principales problemas del sector. El 54% de los propietarios elegiría la espiga como símbolo identificativo. El mismo porcentaje de viajeros desconoce el sistema de clasificación de los alojamientos. La necesidad de homogenizar es clara.

1.- Preferencias de los propietarios para una categorización única

2.- Conocimiento de los viajeros sobre categorías de turismo rural

separador

1.- Preferencias de los propietarios sobre la categorización única

Gráfico 1. Preferencias en la simbología para la categorización única (Datos absolutos)
categorizacion-ok

Fuente: Observatorio de Turismo Rural 2012
Datos relativos a la encuesta propietarios, pregunta 3B: ¿Qué símbolo te gustaría que se utilizara para tu alojamiento rural dentro de un sistema único de clasificación en España?

En el Gráfico 1 se observa que:

  • La mayoría de alojamientos, un 54%, prefieren el símbolo de espigas propuesto por Asetur y que ya se usa en Francia.
  • Un 22% no ve necesaria la existencia de una clasificación unitaria.
  • En un 14% de los casos prefieren el símbolo de las estrellas que ya se viene usando en hotelería.

Conclusiones en las preferencias de los propietarios sobre la categorización única:

  • La falta de homogeneidad en la categorización de los alojamientos es un debate que hace tiempo está presente en el turismo rural. Actualmente se está abordando desde la Administración, dentro de una comisión conjunta con diferentes agentes del sector.
  • Las muchísimas peculiaridades de los alojamientos rurales hacen compleja la toma de decisión de un único sistema de certificación. Esto no sucede con el sector hotelero donde existen unos estándares muy bien definidos.
  • Actualmente las diferentes clasificaciones propias de cada autonomía generan confusión entre los viajeros respecto a las instalaciones y servicios de los establecimientos.
  • Según los resultados de la encuesta, el modelo de espigas, apoyado por Asetur (Asociación Nacional de Empresarios de Turismo Rural), es el que mejor acogida tiene entre los propietarios.
  • Las espigas son también el símbolo único que representa a los establecimientos rurales en Francia, un mercado de referencia, y el que ha adoptado Cataluña, aunque con diferencias respecto a Asetur.
  • Pese a los movimientos hacia una certificación común, un elevado porcentaje de propietarios no consideran necesaria una unificación de las categorías en turismo rural.
  • La acogida de las estrellas como simbología apropiada para el sector en caso de producirse una unificación, es de las menos significativas.
  • Las estrellas son el icono por el que apuesta la Administración, dado que ya es reconocido en el sector hotelero. Entendemos que los propietarios pueden considerar esta elección poco adecuada por la confusión que genera. Las características de los hoteles vacacionales y urbanos no son comparables con las de los alojamientos rurales.

separador

2.- Conocimiento de los viajeros sobre categorías de turismo rural

Gráfico 2 Grado de conocimiento de la clasificación de alojamientos rurales
categorizacionviajeros

Fuente: Observatorio de Turismo Rural 2012
Datos relativos a la encuesta propietarios, pregunta 14: ¿Conoces alguna clasificación del tipo de alojamientos rurales que hay en España?

El Gráfico 2 refleja el grado de conocimiento que los viajeros de turismo rural tienen de la categorización de alojamientos:

  • La mayoría de los encuestados declara desconocer algún tipo de clasificación de los alojamientos (54%)
  • El 46% indica conocer algún tipo de categorización asociada a los establecimientos rurales.

Conclusiones grado de conocimiento de las clasificación de alojamientos rurales:

  • Más de la mitad de los viajeros de turismo rural desconoce la clasificación de casas rurales, mientras que las estrellas de los hoteles y los tenedores de los restaurantes son símbolos reconocidos internacionalmente
  • El porcentaje de viajeros que conocen algún tipo de clasificación también es relevante, por lo que sí que hay un nivel de conciencia sobre este aspecto. Sin embargo, habiendo clasificaciones distintas en las diferentes administraciones seguramente existirá un desconocimiento sobre el detalle de cada certificación.
  • La necesidad de homogeneizar la categorización y darla a conocer al público objetivo del turismo rural es evidente. Se desconocen las variables que miden los estándares de calidad en este sector y ese es un aspecto fundamental para la profesionalización del mismo.
  • Tanto el cliente nacional como internacional tiene una serie de expectativas cuando se aloja en un hotel vacacional o urbano. Sin embargo, la mayoría de los viajeros rurales albergan cierta incertidumbre sobre su estancia y sobre las garantías de los mínimos de calidad exigibles.