sierra de la Demanda

Por Daniel Acevedo

La Rioja no sólo está compuesta de viñedos. Su pico más alto, el San Lorenzo (2.260 metros), además de regalar al viajero uno de los paisajes más bonitos de la región durante el invierno, permite realizar numerosos deportes de aventura como la escalada, el senderismo y el esquí.

Turismo activo por la sierra de la Demanda y Urbión

Cuando los campos de la sierra de la Demanda se cubren de blanco, es el momento de deslizarse por las montañas sobre los esquís. A los pies de San Lorenzo es donde se encuentra la estación de Valdezcaray.

Con 24 pistas, 2 itinerarios y una superficie esquiable de 300 hectáreas, Valdezcaray es perfecta para iniciados y para aquellos que desean disfrutar de los deportes de invierno en La Rioja. Aunque no es la única actividad que se puede realizar en la zona.

Valdezcaray, La Rioja

Valdezcaray. Por Daniel Acevedo

El otro pico de la sierra de la Demanda, el Gatón (2.038 metros), es frecuentada por los montañeros, ya que cuenta con numerosas rutas que permiten llegar a lugares tan impresionantes como las cascadas del Llano de la casa.

También existen lugares para la escalada cerca de Anguiano, como peña Reloj; y en la Peña de San Torcuato de Ezcaray, donde además hay un criadero de aves protegidas. La Demanda cuenta con varias zonas para observar aves. Algunas de las especies que se pueden ver sobrevolando la sierra son el buitre leonado, el águila real, el alimoche, el aguilucho, el halcón peregrino y la garza real, entre otros.

Laguna de Urbión. Por La Rioja Turismo

La sierra de la Demanda sirve de frontera natural entre Burgos y La Rioja. A su lado, la sierra de Urbión, con su homónimo pico de 2.228 metros, también marca los límites con Soria y entre sus cimas se pueden encontrar lagunas azules.

Ambas sierras se caracterizan por contar con un paisaje de montaña. En ellas destacan los pinares, hayedos, los terrenos agrestes y escarpados, así como una rica fauna. Es fácil ver corzos, ciervos y jabalíes.

Ezcaray, la primera villa turística

Ezcaray

Ezcaray. Por David Herraez Calzada

En el valle de Oja, al sureste de la sierra de la Demanda, está uno de los pueblos más bonitos de La Rioja: Ezcaray. Fue la primera villa turística de la región, y motivos no le faltan. Su tradicional arquitectura serrana compone todo el casco antiguo, donde destacan las casas porticadas de aspecto medieval, los palacios y las casas señoriales.

Entre las plazas no hay que perderse una visita a la del Conde Torremúzquiz, donde se concentra el ambiente del pueblo en las mesas de los bares que rodean el quisco de música. Aquí están los palacios del Arzobispo Barroeta, el del Ángel y la iglesia de Santa María la Mayor, de estilo gótico aragonés.

Su antigua Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara nos permite conocer la importancia del textil en la villa. En los siglos XVII y XVIII muchos fabricantes venían hasta Ezcaray para sellar sus paños. Actualmente, el edificio alberga la sede del ayuntamiento, el albergue de la Real Fábrica y el Teatro Real de Ezcaray.

El patrimonio de las sierras de la Demanda y Urbión

Cumbres de la Demanda

Sierra de la Demanda. Por La Rioja Turismo

Desde Ezcaray parten numerosas rutas. Una de las más frecuentadas es la vía verde del Oja, que se puede realizar a pie o en bicicleta. El camino sigue las vías del antiguo ferrocarril hasta Haro; aunque el tramo habilitado sólo llega hasta Casalarreina.

A mitad de camino encontramos Santo Domingo de la Calzada, situado a orillas del río Oja. La ciudad nació a partir del hospital de peregrinos que fundó el santo a finales del siglo XII. De ahí se creó su popular puente y la hospedería que, gracias al Camino de Santiago, hizo que se convirtiera en un núcleo artístico y económico importante.

En los montes de la sierra de la Demanda también están los monasterios de Yuso y Suso, declarados Patrimonio de la Humanidad. El primero en ser levantado fue el de Suso, que se construyó en el siglo VI a partir de las cuevas donde vivían los discípulos de San Millán. El de Yuso fue una ampliación del primero, y destaca por sus grandes dimensiones y los tesoros artísticos de su museo.

Monasterio de Yuso, San Millan de la Cogolla

Monasterio de Yuso. Por KarSol

Ambos monasterios se conocen por ser la cuna del castellano, pues en él se encontraron manuscritos y códices con notas traducidas del latín –conocidas como glosas emilianenses– en romance. Estas fueron las primeras páginas de la literatura española.

Además de las rutas de senderismo, otra manera de disfrutar de la belleza de las sierras de la Demanda y de Urbión es sobrevolándolas en globo o en parapente desde San Lorenzo.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios