El parque cuenta con más de 1.000 km de sendas de montaña que recorren las más de 40.000 hectáreas de superficie (es el quinto Parque Nacional más grande de España). Distribuidos en los distintos valles del parque, junto a los caminos de acceso hay una docena de refugios donde los excursionistas pueden comer, cenar y pasar la noche para seguir más descansados al día siguiente.