Portugal es un país con una naturaleza excepcional. Desconocida aún para muchos, engloba alguna que otra imponente montaña, lagunas, ríos o extensos arenales de suficiente importancia como para tenerlos muy presentes en nuestro radar viajero.

Si quieres enseñar a los niños la alegría de la vida en el campo, el plan ideal es pasar unos días que te permitan tener contacto directo con el cultivo y los animales de una granja. Que los niños sean agricultores por un día, recogiendo legumbres para hacer la sopa, buscar los huevos para preparar el bizcocho o dando de comer a los cerdos y las ovejas. Mira esta selección de casas en Portugal para disfrutar con toda la familia de la vida en el campo.