Si quieres enseñar a los niños la alegría de la vida en el campo, el plan ideal es pasar unos días que te permitan tener contacto directo con el cultivo y los animales de una granja. Que los niños sean agricultores por un día, recogiendo legumbres para hacer la sopa, buscar los huevos para preparar el bizcocho o dando de comer a los cerdos y las ovejas. Mira esta selección de casas en Portugal para disfrutar con toda la familia de la vida en el campo.

1. Casa das Palmeiras – Casas de Campo & Quinta Pedagógica (Viseu Dão Lafões)

La Casa das Palmeiras está localizada en la pequeña aldea de Gandufe, en la meseta de la Serra da Estrela. La granja está ubicado en la región del vino del Dão, entre Mangualde y Nelas. Aquí podréis vivir el día a día de esta granja pedagógica, descubrir rincones encantadores, disfrutar de la tranquilidad del campo sin tener que preocuparse del tiempo.

Además de la granja pedagógica y del huerto biológico, se puede disfrutar de los aromas del Jardim dos Aromas o relajarse en la piscina biológica. También hay una habitación adaptada para personas con movilidad reducida. La estancia será confortable y relajante.

2. Quinta dos Álamos (Lezíria do Tejo)

Localizada en lo más equestre distrito de Portugal, la Quinta dos Álamos es considerada una de las tres mayores referencias agropecuarias de esta zona. Esta granja posee 7 casas independientes, reformadas respetando sus características rústicas y asegurando las comodidades de la vida contemporánea.

En el exterior de la granja hay un amplio jardín con piscina, los establos y demás zonas de ocio y cultivo. Si queréis aprender a montar a caballo, esta es la elección correcta. Además, también podréis participar en las actividades agrícolas de la granja.

3. Quintinha da Eira (Médio Tejo)

Localizada cerca de Torres Novas, en el distrito de Santarém, esta granja ofrece un turismo rural de concepto chic. El ambiente es familiar y se nota el cariño en cada rincón. Se trata de un espacio completamente tradicional, que se basa en mantener las raíces y el afecto.

La Quintinha da Eira está compuesta por 5 habitaciones y una suite. Posee también un apartamento en la planta baja que recrea la más tradicional “casita portuguesa”, con todas las comodidades e independencia. Dispone de un Spa con jacuzzi y piscina exterior. En esta granja, podrás asar el pan en el horno a leña junto con los niños y dar de comer a los animales.

4. Quinta do Pinheiro (Beiras e Serra da Estrela)

Insertada en el Parque Natural da Serra da Estrela, esta granja de agroturismo promueve también la olivicultura y la cría de ovejas. Las habitaciones de la Quinta do Pinheiro poseen balcón y los apartamentos incluyen sala con chimenea y una cocina totalmente equipada.

En el amplio jardín está la piscina, el parque infantil y el ping pong. Los huéspedes pueden participar en algunas actividades de la granja, como cuidar de los animales y recoger aceitunas para la producción de aceite.

5. Quinta da Marchanta (Lezíria do Tejo)

Esta granja está ubicada en la aldea de Porto de Muge, en el distrito de Santarém. Posee tres habitaciones, todas con baño privado, calefacción y televisión. Cuenta con tres apartamentos construidos a partir de la adaptación de antiguas bodegas datadas del siglo XIX. Pero no es solo de la cultura del vino se vive en la Quinta da Marchanta.

En la granja está instalada la Coudelaria Sousa Vinagre, donde se crían caballos Lusitanos. Hay también una granja pedagógica, donde se encuentran animales como ovejas, cabras, patos y gallinas. Además, se sirven pequeñas comida con productos caseros como pan y compotas. Qué bueno, ¿no?

6. Quinta de Santo Estevão (Viseu Dão Lafões)

Localizada en el distrito de la Guarda, esta granja ofrece 13 habitaciones dobles y dos suites. Todas las habitaciones poseen baño privado con productos de aseo personal gratuito y secador de pelo. En el exterior de la Quinta de Santo Estevão hay un amplio jardín con dos piscinas exteriores, una es para los niños.

Además, hay una capilla y un “mini zoo”, donde los huéspedes pueden observar algunos animales como el pavo real, gansos, jabalíes, cabras, perdices y liebres.

7. Quinta de Pindela (Ave)

Con una estructura típica de la región portuguesa del Minho, la Quinta de Pindela dispone de tres casas rústicas, cada una llena de detalles. Está rodeada por un vasto bosque con árboles raros y centenarios, que sirve de hábitat para diversas especies.

Este alojamiento rural recibe a sus huéspedes en sus antiguas casas, típicas casas de la granja minhota, con gruesas paredes de granito, que hoy están restauradas y con todo el confort y comodidad del siglo XXI. Aquí los viajeros pueden disfrutar de total privacidad en un ambiente de calma y tranquilidad. ¿Qué actividades de granja hay disponibles? Pasear de burro o a caballo por las 80 hectáreas del alojamiento.

8. Horta do Laranjal (Alentejo Litoral)

En el distrito de Évora, este alojamiento de turismo rural ofrece a sus huéspedes la posibilidad de disfrutar de bellísimas vistas a la montaña desde sus habitaciones, con la típica tranquilidad del Alentejo. En la Horta do Laranjal puedes disfrutar de la piscina, de la sauna y de las diversas actividades que hay.

Todo en unas instalaciones bien decoradas y acogedoras, con pequeña comida incluida en la que veréis la gran variedad de productos de la región. Los niños podrán disfrutar con los animales de la granja, como los burros y las ovejas. ¡No os lo perdáis!

9. Monte Góis (Baixo Alentejo)

Con una fantástica decoración en colores, este alojamiento alentejano es poco convencional. Este espacio de ocio, con una atmósfera ecléctica y acogedora, fue creada para proporcionar un clima de bienestar y tranquilidad para los viajeros, un ambiente totalmente zen.

El Monte Góis ofrece una decoración variada, con la unión del estilo étnico africano con piezas de adorno alentejanas y tradicionales objetos artesanos de la región. Además de los paseos en bicicleta, de la pesca en la presa o de relajarse en la piscina, podréis interactuar con los animales de la granja. A los niños les va a encantar ayudar a cuidar de las cabras.

10. Monte Chalaça (Baixo Alentejo)

El Monte Chalaça está en un bellísimo entorno rural, envuelto por el silencio del vasto campo alentejano, con un estilo muy familiar y acogedor. La casa principal está compuesta por 5 suites y las 3 villas exteriores están compuestas por dos habitaciones con baño, sala con cocina y porche con barbacoa. Una de las suites dispone de acceso para personas con movilidad reducida.

En el exterior hay una piscina donde podréis refrescaros y jugar con los más pequeños. Hay también una granja pedagógica donde es posible alimentar a los animales. En la granja viven burros, ponis, cabras, ovejas y cerdos. El alojamiento posee un lago con patos y gansos. Además, el Monte Chalaça dispone de comidas tradicionales hechas por la propietaria de la casa con los productos de la propia huerta.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios