Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

3 Casas rurales en Vitoria-Gasteiz

Tenemos otros alojamientos en un radio de 25Km

43 Alojamientos cerca de Vitoria-Gasteiz

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

1 - 10 de 43 alojamientos rurales

Vitoria-Gasteiz o cómo vivir las mil y una noches en unos pocos días

Vitoria-Gasteiz es una exquisita Almendra Medieval cubierta de una capa de Anillo Verde, el nombre que reciben su casco histórico y los seis parques que lo rodean. Todo, bien envuelto en la provincia de Álava-Araba, al sur del País Vasco.

¡Llegar será de lo más sencillo! Tu escoges si es en avión (hasta el aeropuerto de Vitoria-Gasteiz, a 9 kilómetros), en tren, en autobús o en coche. Por carretera, te llevarán las vías  A-231 y AP-1 desde León, A-1 desde Madrid y AP-68 desde Zaragoza.

Está cargada de razones

  • Su casco histórico se conoce como Almendra Medieval y está bañada de arte gótico, renacentista, barroco, neoclásico... ¡Te resultará delicioso perderte en ella! Y entre los restos de su muralla. Podrás hacerlo siguiendo la Ruta de la Almendra.
  • Vitoria-Gasteiz acoge uno de los patrimonios de la humanidad por excelencia de la Península: el Camino de Santiago. Un recorrido guiado por la capital y sus alrededores podrá llevarte tras las huellas jacobeas.
  • ¿Zambullirte en la cultura de Euskadi es uno de tus deseos pendientes? Por aquí se sirven talleres amenos de euskera, bertsolarismo (canto improvisado en verso), pelota vasca, danzas tradicionales, txalaparta (un instrumento musical)...
  • Descubrirás cómo es un museo-bodega: Artium, con 13.000 metros cuadrados construidos y el 75% de éstos, bajo tierra. Y como el saber no ocupa lugar también te gustará adentrarte en el Museo Fournier de Naipes (en el Palacio de Bendaña), el Museo de los Faroles...
  • ¿Eres de los que siempre tienen la cabeza en las nubes? Pues ya es hora de juntarla con el resto del cuerpo… Vas a gozar como nadie de un vuelo en globo aerostático rozando el cielo de la ciudad.
  • Y, aún, otra manera singular de conocer este destino: el itinerario La Ciudad Pintada, que te desvelará los murales de su casco histórico, con nombres tan prometedores como Cubiertos de cielo y estrellas.

Bajo el emblema de las Cuatro Torres

En su silueta urbana resaltan las Cuatro Torres, que se han convertido en todo un símbolo de la ciudad: son la de la catedral de Santa María y las de las iglesias de San Miguel de Arcángel, San Pedro Apóstol y San Vicente Mártir. La catedral inspiró la novela Un mundo sin fin, de Ken Follett, y ahora está Abierta por obras, así que podrás visitarla para ver cómo avanzan los trabajos. Otro de sus puntos neurálgicos es la plaza de la Virgen Blanca.

Fuera de esta área de influencia medieval, hay otros espacios que tendrás que pisar, como la calle de los Arquillos (con unos soportales que dan la bienvenida al ensanche romántico), la plaza España (abrazada por pórticos) y la más que curiosa plaza de los Fueros.

El paseo de la Senda te irá revelando muestras de arquitectura regionalista a la vez que te conducirá hacia el núcleo y el bosque de Armentia. Aquí hallarás la sobria y hermosa basílica de San Prudencio, uno de los templos románicos más emblemáticos de la provincia y paso obligado de peregrinos.

Los palacios (concretamente los renacentistas) también son una especialidad vitoriana o gasteiztarra. Entre los más vistosos están el Palacio de Escoriaza-Esquibel y el Palacio de Villasuso.

El Anillo Verde, ciervos y humedales

Entre tanto cemento y piedra con mucha clase, te aportará la parte rural de la escapada el casi medio centenar de kilómetros del Anillo Verde, un conjunto de parques y espacios naturales que combinarán de maravilla con eso de andar o ir en bicicleta, dar un paseo a caballo, pajarear y tratar también de atisbar ciervos. Una pista: los encontrarás por Salburua.     

Dentro de este mismo parque (de unas 200 hectáreas), otra buena elección será pasarte por Ataria, el centro de interpretación que te lo contará todo acerca de sus humedales. Te sabrá a gloria descansar cerca de su robledal o sus lagunas (las más conocidas responden al nombre de Arcaute y Betoño), o sacúdete la pereza y emprende uno de sus itinerarios.

Aviso para navegantes: cuélgate unos prismáticos y disfruta el doble observando aves. En el embalse de Ullibarri-Gamboa, a unos 15 kilómetros del centro, también podrás ver muchas. Y si quieres continuar marchando sobre ruedas te proponemos la Vía Verde (14 kilómetros), que ocupa un antiguo trazado de ferrocarril hasta el puerto guipuzcoano de Arlabán.    

La arqueología también tiene reservado algún rincón: en la zona de Zabalgana se conserva una villa agrícola romana y darás con más yacimientos en Olarizu y Atxa.

Tamborradas y la Virgen Blanca

Las tamborradas en la plaza de la Provincia marcan el inicio de las Fiestas de San Prudencio, patrón de Álava-Araba, y Nuestra Señora de Estíbaliz (abril-mayo). Cocineros y representantes de sociedades gastronómicas se ciñen sus sombreros y delantales y recorren las calles siguiendo el ritmo del txistu (un instrumento de viento) y el tambor.

Se rellenan con una romería popular a la basílica de Armentia y otra al santuario de Estíbaliz, deporte rural vasco, concurso de tortilla de patata, campeonatos de aurresku y de baile suelto… y degustación de revuelto de perretxikos (setas de la zona) y caracoles.

Muchas de estas actividades también están presentes en las fiestas de la Virgen Blanca (agosto), su patrona. Todo empieza con un repique de campanas, un chupinazo y la bajada del Celedón desde el campanario de San Miguel: un muñeco ataviado al estilo vasco, con zurrón, bota de vino y paraguas. Luego, la música y el jolgorio van en aumento, ¡y costará pararlos!

Pintxos y dulces

Otra manera sabrosa de descubrir la ciudad será uniéndote a sus más de 20 rutas de pintxo-pote. Los jueves o viernes tendrás un precio fijo por cada tándem de vino más pintxo que consumas. Y mejor si se trata de un txakoli alavés o un caldo de Rioja Alavesa, claro.

Su gastronomía también rima con cazuelitas, asadores y sidrerías, fritada de pimientos, habas a la vitoriana, alubias pochas (guiso de judías)...

Y vamos a contarte un pequeño secreto: los vitorianos o gasteiztarras son unos auténticos bárbaros en repostería. ¡Y es que tienen unos cuantos cientos de años de vuelo! La Ruta Dulce te permitirá conocer sus obradores y elaborar un postre tradicional con la ayuda de un maestro artesano. Quizá te animes con un goxua, un rico bizcocho con crema, nata y caramelo.


Las preguntas más frecuentes sobre el turismo rural en Vitoria-Gasteiz

💯 ¿Cuáles son los lugares más destacados en Vitoria-Gasteiz?

💰 ¿Qué precio suele tener una casa rural en Vitoria-Gasteiz?

El precio es muy variable según la zona, tipo de casa o fechas en las que viajes. Si generalizamos podemos decir que las casas en Vitoria-Gasteiz suelen tener un precio medio de 33 euros por persona y noche. No obstante si tienes en cuenta todo el entorno es posible encontrar casas más económicas y también casas de lujo.