Magazine Planes Cabañeros: el destino donde el otoño se disfruta a pleno pulmón

Cabañeros: el destino donde el otoño se disfruta a pleno pulmón

136 Shares
Cabañeros en familia
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Cabañeros es mucho más que un parque nacional, es también uno de los últimos reductos del gran bosque mediterráneo de Europa, un espacio natural compuesto por robles, quejigos, alcornoques y encinas, junto a otras especies minoritarias, como el tejo o el loro, y donde una fauna en peligro de extinción, como el águila imperial ibérica o el buitre negro, consigue encontrar refugio.

Durante los últimos años, la apuesta por la conservación en el Parque Nacional de Cabañeros ha ido a más con una importante apuesta por el turismo sostenible, uniéndose a la Carta Europea de Turismo Sostenible y desarrollando un Plan de Sostenibilidad Turística propio.

Es en este bello entorno natural donde se integran además pequeñas localidades en las que dejarse llevar por un ritmo más tranquilo y poder disfrutar de la riqueza gastronómica o de la oportunidad de disfrutar de tiempo con la familia y amigos.

Alcoba, Horcajo de los Montes, Navas de Estena, Retuerta del Bullaque, Santa Quiteria, Pueblonuevo, El Robledo, Hontanar, Los Navalucillos y Navahermosa todos ellos orbitando alrededor del parque, son la base ideal donde este otoño poder disfrutar respirando puro bosque mediterráneo. Una invitación a disfrutar de los silencios, del relax, del contacto con la naturaleza, del sereno vuelo de los buitres, de los productos de la tierra, de la historia. Eso es Cabañeros, un paraíso donde respirar a pleno pulmón. 

Alfombras que son patrimonio nacional

Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Horcajo de los Montes es uno de los mayores pueblos de la zona y constituye un buen ejemplo de que, en realidad, el Parque Nacional de Cabañeros concentra muchos otros valores además de los naturales. Aquí se puede visitar la Iglesia Parroquial de San Antonio Abad, del siglo XVI, o el Museo Etnográfico, en el que conocer la historia y costumbres de estas tierras y los secretos de las cabañas típicas que dan nombre al parque.

Eso sí, la fama a Horcajo de los Montes le viene de la fabricación de alfombras artesanales elaboradas con lana y algodón puros. De sus telares han salido auténticas joyas que hoy decoran edificios como el Teatro y Palacio Real además de diferentes hoteles de la cadena de Paradores de Turismo.

Los centros de visitantes: lo primero es lo primero

Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Precisamente, a 1 km del casco urbano de Horcajo de los Montes, está una de las primeras paradas que hay que hacer: el Centro de Visitantes del Parque Nacional de Cabañeros, el más grande de todo el parque nacional. Además de toda la información sobre los diferentes ecosistemas y sus características según cada estación del año que hay en su interior, quienes estén impacientes por ponerse a caminar tienen sendas etnográficas y botánicas que parten desde él. 

Los centros de visitantes de Cabañeros son un punto imprescindible para conocer todos los aspectos ambientales y socioculturales del territorio. Así, además del de Horcajo de los Montes, se puede pasar por el Centro de Visitantes Casa Palillos, ubicado en un antiguo almacén de grano rehabilitado, entre Pueblonuevo del Bullaque y Santa Quiteria.

Dos sendas -la botánica y la etnográfica- unen el parking con el centro mediante pasarelas de madera donde hay habilitados carteles indicativos de más de 60 especies vegetales de la zona. Una de las actividades estrellas de este centro es observar en directo las intimidades de los nidos de cigüeña blanca y la lechuza común gracias a las videocámaras instaladas por los expertos.

Aparte de estos dos centros existe también el Centro de Visitantes y Área Recreativa Torre de Abraham y tres puntos de información -Navas de Estena, Alcoba y Retuerta del Bullaque-, además de una caseta de información en los Navalucillos. 

El museo de los animales

Centro de información de Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Además de toda la información que se encuentra en los centros para los visitantes, hay que recurrir al Museo de la Fauna de Cabañeros, el Zoorama de Retuerta del Bullaque, un espacio cultural en el que se hace una inmersión en todos los secretos de las diferentes especies de animales que abundan en el Parque Nacional de Cabañeros y en otros ecosistemas cercanos.

Durante el paseo por sus salas, los dioramas se van proyectando simultáneamente en las paredes, combinando el espectáculo visual con una completa información de lo más esclarecedora.

Arriba, arriba

Centro de información Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Una vez aprendido lo más importante de la fauna en cualquiera de los centros de visitantes de cabañeros y en el Zoorama de Retuerta del Bullaque, toca avistar las especies en su hábitat natural. Es cierto que Cabañeros es uno de los destinos otoñales más famosos de España para ver el espectáculo natural de la berrea, pero también hay mucha otra vida animal de la que disfrutar. Por ejemplo, mirando hacia arriba se pueden ver multitud de aves surcando los cielos, destacando el águila imperial ibérica, el buitre leonado, cernícalos o el imponente buitre negro, que tiene aquí su segunda mayor colonia a nivel nacional.

Es, precisamente, el buitre negro uno de los símbolos del Parque Nacional Cabañeros, siendo su seguimiento prioritario para los responsables del parque. Las cigüeñas son también protagonistas de los cielos del parque. Sobre todo en verano, cuando desde el mirador-observatorio que hay Carretera de Pueblonuevo del Bullaque a Santa Quiteria, a 3 km del Centro de Visitantes de Casa Palillos, se puede ver una nutrida colonia de cigüeñas blancas sobre quejigos y encinas.

Vinos de lo más singular

Hablar de vino en territorio castellanomanchego es hacerlo de uno de los mayores viñedos del mundo. Y tal vez no sean los vinos más conocidos, pero también lindando al Parque Nacional de Cabañeros hay dos tesoros enológicos que descubrir.

Hay que ir hasta Retuerta del Bullaque, donde se puede comenzar por conocer el trabajo que realizan en la Dehesa del Carrizal, una bodega ubicada en un entorno único y tan especial que les permite tener su propia denominación de Vino de Pago, la más alta calificación que contempla la legislación para esta Denominación de Origen Protegida y limitada a 17 bodegas españolas.

La singularidad del terroir es también esencial en las 50 hectáreas del viñedo ideado por el reconocido profesor de viticultura australiano Dr. Richard Smart que tiene Pago de Vallegarcía también en la zona. Con auténtica vocación de elaborar vinos únicos y una filosofía de pasión por el terruño. 

Con buen sabor de boca

Todos los municipios del entorno del Parque Nacional Cabañeros son adalides de una cocina tradicional a base de recetas sencillas y platos con personalidad propia. Son famosos los ricos guisos de caza, pero tampoco pueden faltar platos típicos como las migas, gachas, el pisto manchego o ajo blanco que se encuentran en las cartas de los restaurantes que se encuentran en los pueblos que orbitan alrededor del parque. 

Mención aparte merece la producción de aceite local, de la que se pueden conocer todos los detalles en una visita al Molino de Cabañeros, una antigua almazara de aceite que se ha rehabilitado como restaurante y museo.

Tampoco pueden faltar los embutidos y quesos típicos de la zona elaborados con leche de cabra, como el caso de la quesería Valdehornos, en Horcajo de los Montes, a donde se puede acudir para conocer todo el proceso y catar in situ las mejores elaboraciones.

Artesanos de oveja de la familia Blanco Mellado y Quesos Cabañeros. Para los paladares más dulces, en las panaderías locales de Alcoba, Horcajo de los Montes, Retuerta del Bullaque y El Robledo, siempre se puede encontrar un buen surtido de productos artesanales con que alegrar el viaje de vuelta. 

Directos a las estrellas

Astroturismo en Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Nada mejor que un cielo sin contaminación como el de Cabañeros, libre de industria y grandes núcleos urbanos, para tener un contacto directo con las estrellas, con los asteroides, la Luna o los planetas del sistema solar. En Cabañeros se puede volver a disfrutar de los cielos nocturnos que las grandes urbes nos han robado.

En la zona cada vez abundan más actividades relacionadas con el astroturismo: actividades de iniciación a la astronomía e interpretación del cielo nocturno, rutas temáticas, astrofotografía y sesiones de observación en familia para que los más peque sepan encontrar las principales constelaciones, todos los niveles posibles e intereses bajo el cielo excepcional de Cabañeros.

Un paisaje de rocas paleozoicas

Ruta del Boquerón de Estena en Cabañeros
Por: Parque Nacional de Cabañeros

Coinciden dentro del Parque Nacional de Cabañeros las formaciones montañosas más antiguas de la Península Ibérica. Un paisaje geológico que nos permite viajar muy atrás en el tiempo, hacia el Precámbrico y el Cámbrico. Hoy parece imposible, pero un formidable legado fósil de trilobites, cefalópodos, graptolitos y otros habitantes antiguos de la Tierra son la muestra visible de que una vez Cabañeros estuvo sumergida bajo el agua.

En el parque hay cinco itinerarios que nos llevan a conocer las diversas zonas donde se presenta esta riqueza paleontológica. Uno de los más famosos es el itinerario del Boquerón de Estena, que comienza en la localidad de Navas del Estena.

Contenido patrocinado por:

Logo cabañeros
136 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap