Como dijo Gandhi “en la vida hay algo más importante que incrementar la velocidad” y esta podría ser, en síntesis, la idea central del movimiento slow que va ganando peso en Europa.

La actitud slow se origina en Italia, en 1986, cuando un crítico gastronómico estableció lo que se llamó la Slow Food, como reacción al incremento de establecimientos de comida rápida. Ser conscientes de lo que hacemos, caminar despacio, disfrutar de la comida, de los paseos y de la naturaleza es la filosofía central de esta actitud.

Desde la Slow Food se han creado infinidad de ámbitos en los que se quiere instaurar este modo de vida como el “slow work”,  “slow money” (del consumo), “slow travel” o el “slow sex”. En suma, un movimiento que alcanza todos los quehaceres del hombre cotidiano. Hace 10 años surgieron, también en Italia, las “slow cities” y desde entonces las ciudades que se han sumado a la iniciativa no han cesado de crecer. Actualmente son 116 ciudades de 16 países distintos.

Los viajeros que coincidan con este modo de entender la vida pueden compartir espacio, conversaciones, vacaciones y, especialmente, tiempo en algunas ciudades españolas que han sido catalogadas con este pecualiar distintivo.

Slow Cities en España

Hay 6 ciudades españoles que reúnen todos los requisitos y ya forman parte de las cittaslow, creando la Red Estatal de Municipios por la Calidad de Vida:

Curiosidades

Para que una ciudad o pueblo alcance el distintivo de “ciudad Slow” debe pasar una serie de requisitos que garantizan el buen vivir de sus gentes:

  • La población no debe ser superior a los 50.000 habitantes.
  • No puede ser capital de país.
  • Poseer una arquitectura medioambiental.
  • Promover la producción de productos artesanales y autóctonos.
  • Uso de energías renovables.
  • Legislación coherente con la Naturaleza.

Son sólo algunos de los 52 requisitos que deben reunir estos núcleos para alcanzar el distintivo del caracol, el equivalente de las 5 estrellas en versión slow.

2 Comentarios publicados

  1. MARIA
    Publicado 28 septiembre 2009 en 18:38

    El Cortijo Torreblanca es ideal para relajarse y disfrutar de unas vacaciones a la antigua. baños en las piscinas, paseos hasta las playas, senderismo,buceo. En pleno Parque Natural de Cabo de Gata. Un lugar para reunirse en grupo y convivír mayores y niños. Cada uno tiene su espacio. Descuentos especiales a grupos

  2. Cris
    Publicado 27 septiembre 2010 en 2:07

    Hola. Tengo entendido que también Pozo Alcón, un pueblo de Jaén al sur de la Sierra de Cazorla, forma oficialmente parte de la red slow cities en España.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios