Sefarad es la voz hebrea que hace referencia a la Península Ibérica y de la cual se deriva sefardí, aquellos judíos descendientes de los judíos que habitaron España y Portugal durante la Edad Media. De ese pasado cultural queda un patrimonio bien conservado en nuestro país, pero el Camino de la Lengua Castellana sigue los pasos de aquellos judíos expulsados de España, y sus descendientes, en cuyo proceso dejaron, como un rastro, la lengua que utilizaban para comunicarse, el castellano, dentro y fuera de las fronteras.

En su trayectoria por España el Camino continúa la diáspora del pueblo judío entroncando con otras comunidades de sefardíes a lo largo del Mar Mediterráneo (Jerusalén, Estambul, Salónica, Sofía y Tetuán). Por ello el nombre completo de la ruta el de Camino de la Lengua Castellana y su expansión en el Mediterráneo: las rutas del Sefarad. Como el Camino de Santiago, otros itinerarios culturales vienen a descubrir la riqueza histórica de nuestro país, la unión de lo que era una Europa en formación y sus civilizaciones, de las que todos heredamos algo.

La Ruta por España

La Ruta de El Camino de la Lengua Castellana lleva desde un lugar de La Rioja, San Millán de la Cogolla, hasta un barrio judío de la lejana Jerusalén. Los que no puedan hacer el itinerario completo no deben preocuparse: en España la ruta tiene un gran interés cultural, paisajístico e histórico, aunque sea el principio del camino, del éxodo que protagonizó la lengua castellana a través del pueblo judío.

Para la confección de la Ruta se utilizaron dos criterios básicos. Por un lado, se recurrió a los enclaves de dentro y fuera del país que tenían y tienen una especial relevancia para la lengua castellana. A lo largo de la línea del tiempo cronológico se fueron uniendo también los espacios, dando como resultado otro criterio, la pluralidad de lugares que presentaban diferencias paisajísticas, culturales, religiosas e incluso artísticas.

De modo que es un viajer profundo a la esencia medieval de España y del origen y evolución de su lengua vehicular, presente en las varias civilizaciones que poblaron la Península. Como informa la Fundación Camino de la Lengua, seis hitos marcaron el desarrollo y expansión del castellano, que son lo que forman los principales núcleos de la ruta en España:

  • San Millán de la Cogolla, monasterio situado en La Rioja, en las que se descubren las famosas Glosas Emilianenses, la primera evidencia escrita de la existencia del castellano que data de finales del siglo X y principios del siglo XI. Su inclusión en breves anotaciones denota el carácter oral que ya tenía entre la población medieval, pese a que todavía la lengua culta era latín. Además, la labor cultural y pedagógica de sus monasterio, de Suso y de Yuso, destaca en el conjunto de lo que fue España durante la Edad Media. Otros documentos de interés y sumo valor se conservan en el lugar.
  • Santo Domingo de Silos, otro monasterio, no por casualidad, conserva el legado del primer castellano en las Glosas Silenses. En la actualidad se encuentran guardadas en la Britihs Library de Londres. Comentarios en lengua castellana que custodiaban los monjes, dedicados al estudio y la observación de reglas, sin los cuales, sus manos de copistas y sus anotaciones no tendríamos evidencia alguna. Fue un auténtico centro de poder desde el siglo XI e incluso el épico cantar de Mio Cid hace referencia al lugar, haciendo pasar al héroe con su familia.
  • Valladolid, ciudad indiscutiblemente ligada del devenir político y económico del Estado y Corte y que, por lo mismo, concentraba gran parte de la vida cultural. Ha sido un lugar vinculado desde siempre a las letras en nuestra lengua, creando una de las más tempranas universidades en España (1346), implantando una de las primeras imprentas en el país (1481) y, de forma más inmaterial, fue centro de numerosas conversaciones que dieron forma definitiva al viaje de Colón, el descubrimiento de América, y el viaje de la lengua allende los mares. El número de escritores que ha dado Valladolid es desbordante.
  • Salamanca, también se la conoce como la pequeña Roma y como la Ciudad Sabia, según se informa desde la Fundación del Camino de la Lengua. La declaración de Salamanca como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO no hace sino recordar su enorme valor histórico y artístico que, claro, tiene especial relación con la lengua y su desarrollo. Alfonso X, el Sabio, dio forma definitiva a la incipiente “ciudad del saber” con la Universidad en el 1254, la primera de España que seguía la estela de las principales ciudades europeas.
  • Ávila. Los místicos San Juan de la Cruz y la Santa Teresa de Jesús están indisolublemente ligados a la ciudad de Ávila y sus letras, como también lo está la historia de las tres civilizaciones que la ocuparon y convivieron. La ciudad de las tres culturas fue declarada, ya en 1985, Patrimonio de la Humanidad. El nivel literario de aquellos dos nombres propios le ha valido a Ávila para formar parte del recorrido de La Lengua, como también su importancia en la historia medieval española. San Juan de la Cruz es el Patrono de los poetas en lengua española.
  • Alcalá de Henares, cuya universidad y recinto histórico también fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, es la cuna y parte del escenario vital de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de Don Quijote de la Mancha. A principios del siglo XVI un personaje brilla con luz propia, el Cardenal Cisneros, fundador de la Universdad de Alcalá y personaje clave de la vida intelectual y pedagógica del lugar. Profesores y alumnos con nombre propio forman parte de la ilustre lista del lugar: Nebrija, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Quevedo, Jovellanos. Un lujo para las letras y la lengua castellana.

Con el objetivo de borrar fronteras, de unir pueblos y civilizaciones, de superar e integrar diferencias a través de la cultura, el Consejo Europeo creó el Instituto Europeo de los Itinerarios Culturales que inauguró, a finales de los ochenta, el Camino de Santiago en España. Desde entonces se han creado otros, como el Camino de la Lengua Castellana o la Ruta de Don Quijote en España, así como el Itinerario Mozart, Rutas de los Vikingos o El Humanismo, entre otros, en diversos países de la Unión.

Más información sobre el Camino de la Lengua Castellana

Alojamiento


2 Comentarios publicados

  1. Javier
    Publicado 30 septiembre 2010 en 15:15

    Esta fantástica ruta es para verla y disfrutarla de una manera tranquila, sin la más mínima prisa, degustando toda la historia de las letras, sus magníficos representantes, como son San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, entre otros tambien importantes,como también el empaparse con las diferentes gastronomías de las ciudades que la componen, personalmente por tranquila y a la vez rica en historia y otras bellezas, me quedo con Ávila, pudiendose hacer esta ruta incluso en invierno, bien arropado, pero sin ningún problema, pues el calor de sus gentes y su gastronomía dan el suficiente calor para que nada te falte, además todas las ciudades de esta ruta tiene el denominador común del frío en invierno, aunque yo lo realizé en varias estaciones del año y me quedo con Ávila, sin duda alguna. Saludos y haced la prueba, aunque hecho de menos a una ciudad como Zamora en esta ruta, teniendo en la actualidad grandes cronistas y profesionles de la pluma en su haber, incluso aún en vida. y con estatua realizada, vamos que se le puede encontrar uno paseando por el centro y saludarle, haciendose una foto junto a el y su estatua, que por cierto, está muy coseguida.

  2. Enrique Coronado Sánchez
    Publicado 6 marzo 2018 en 16:23

    Maravilloso

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios