Canon de rio lobos

Fuente: shutterstock

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos es una de las formaciones montañosas más espectaculares de la Península Ibérica.

A caballo entre las provincias castellanoleonesas de Soria y Burgos, encontramos este singular paraje de imponentes paredes verticales de roca caliza y formas sinuosas fruto de la paciente y artística labor escultora de las aguas del Río Lobos. Un espacio natural único que sobrevuelan a diario decenas de familias de buitres leonados y que cuenta con una importante red de senderos en sus 25 kilómetros de extensión.

Canon de rio lobos

Fuente: Alfonso de Tomas

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

Vertebrando todo el cañón tenemos la Senda del Río o PR-SOBU65, una preciosa y cómoda ruta de 24 kilómetros que da comienzo en la pintoresca localidad soriana de Ucero, puerta de entrada al parque natural y un enclave idóneo para saborear la suculenta gastronomía soriana, para finalizar en el municipio burgalés de Hontoria del Pinar.

El sendero, de aproximadamente seis horas de duración, tiene en la ermita templaria de San Bartolomé y en el Puente de los 7 ojos sus principales puntos de interés, siendo estos, además, los lugares que marcan los tres tramos en los que está dividida la ruta: Ucero – Ermita (1 hora y 15 minutos), Ermita – Puente de los 7 ojos (2 horas), Puente de los 7 ojos – Hontoria del Pinar (2 horas y media).

En lo que respecta al aparcamiento, el Cañón del Río Lobos tiene tres. El primero (Aparcamiento Engómez) es gratuito y está justo al lado del Centro de Visitantes, el segundo (Aparcamiento Cueva Fría) y el tercero (Aparcamiento Valdecea) son de pago. ¿Los precios? 2€ las motos, 4€ los turismos, 5€ las autocaravanas y 10€ los autobuses.

Si bien la inmensa mayoría opta por dejar el coche en el aparcamiento de Valdecea (a tan sólo un kilómetro de la ermita), nuestro consejo es que, siempre que te sea posible, realices a pie la distancia que hay desde el Centro de Visitantes hasta Valdecea (2,3 kilómetros). El tramo es muy sencillo, pues transcurre por una carretera llana y asfaltada, y representa una oportunidad única para empezar a empaparte con la mayúscula belleza del lugar.

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

Canon de rio lobos

Fuente: shutterstock

Se haya llegado a pie o motorizado, en Valdecea comienza la frondosidad de un bosque repleto de chopos, pinos, sabinas, enebros y salvias. Un tramo sombrío y algo resguardado al que se asoma el cauce del Río Lobos y que permite alcanzar la amplia explanada donde se ubica la famosa Ermita de San Bartolomé(entrar tiene un coste de 1€), símbolo religioso del siglo XIII que, al parecer, formó parte del Monasterio Templario de San Juan de Otero, aunque no está demostrado.

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

En esta misma explanada se localizan dos formaciones geológicas bastante curiosas. De un lado, la zona conocida como El Balconcillo, un estratégico mirador desde el que admirar la grandiosidad del Cañón del Río Lobos y que en la Edad de Bronce hizo las veces de campamento estacional de cazadores y ganaderos.

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

De otro lado, podemos acceder a las Cuevas de San Bartolomé, dos cavidades subterráneas donde se pueden observar pinturas rupestres de la Edad de Bronce.

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

La ruta continúa justo detrás de la Ermita. El tramo que alcanza el Puente de los 7 Ojos no siempre es realizable en su totalidad, pues se hace necesario cruzar el cauce del Río Lobos y resulta impracticable cuando sus aguas vienen muy crecidas. Otra opción es llegar hasta el puente en coche desde la localidad de San Leonardo de Yagüe y continuar desde ahí a pie hasta Hontoria.

Aún así, el trayecto, de algo más de un kilómetro que siempre está habilitado, es suficiente para quedarse maravillado con este peculiar parque natural. Sus imponentes laderas son todo un festín de formas caprichosas que albergan no pocas galerías y cuevas en las que adentrarse cual explorador inquieto.

Cañón del Río Lobos

Fuente: Elísabet García

Un espléndido paisaje que depara sorpresas tan curiosas como El Colmenar de los Frailes, un rincón donde los monjes de antaño recolectaban la miel utilizando colmenas de la comunidad templaria. Estas colmenas, que no eran sino recipientes fabricados con los troncos huecos de los árboles, se alineaban posteriormente en los resaltes rocosos del cañón.

Cañón del Río Lobos Fuente: Elísabet García

En familia, con tu pareja, con amigos… El Parque Natural del Cañón del Río Lobos nunca decepciona, siendo siempre una opción perfecta para pasar un fabuloso día inmersos en la apabullante naturaleza de Soria.

Casas rurales en el Cañón de Río Lobos

Un Comentario publicado

  1. Joy Butler
    Publicado 16 enero 2018 en 9:17

    Mi Gusta mucho todos !!! Please may have the newsletter in English, Thank you!!! Gracias!!!!! – Joy Butler

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios