Niños en el campo

Fuente: Olesia Bilkei

Ya tenéis la casa rural elegida, el fin de semana reservado y el niño no se ha puesto enfermo. ¡Esto ya es un éxito! Ahora toca lo más fácil: disfrutar del fin de semana en familia.

Los niños se adaptan mejor de lo que muchos padres pensamos, pero es cierto que hay que hacer un poco de planificación para llevar todo lo necesario en la maleta y que no nos pille ningún contratiempo.

Esta es nuestra lista de imprescindibles en la maleta para cualquier escapada rural con niños. Somos de los que procuramos prevenir que curar, así que la lista es bastante larga y, por eso, solemos acabar usando una maleta para nuestra hija y otra maleta para nosotros.

Niños en el campo

Fuente: Dmitry Lityagin

1. Chupetes o muñecos para dormir

Llévate de viaje lo que calma a tu bebé cuando quiere dormir o está cansado. Pronto verá que esa noche no dormirá en casa y, para facilitar que se encuentre lo más cómodo posible, lo ideal es tener algo que le recuerde a sus noches en casa. Si va con chupete, llévate varios por si se pierden o se ensucian.

2. Escucha-bebés

Como no sabemos exactamente cómo será la distribución de la casa rural, siempre nos llevamos unos escucha-bebés para poder dejar a la niña en una habitación durmiendo la siesta mientras nosotros acabamos de comer, cenar o estamos charlando en la terraza.

3. Comida habitual de casa

Que la casa rural tenga cocina es algo importante cuando vamos con niños pequeños. En ese caso, un buen consejo es que os llevéis algunas comidas y cenas de casa. Por dos motivos: el primero, evitar tener que ir siempre de restaurantes o tener que pasar por el supermercado para un fin de semana; y el segundo, para crear un clima casero y que los niños coman tranquilos en un lugar nuevo.

Podéis hacer un pequeño planning de comidas/cenas variadas, eligiendo sus alimentos preferidos. Dejad para el lunes esa cena que no le gusta demasiado para facilitar la adaptación. Si sois muy organizados, podéis incluso llevar la primera comida ya hecha (una ensalada de arroz fría, una quiche o un plato que pueda calentarse fácilmente). Y si vais en grupo, haced una lista y dejad que cada uno traiga algo.

4. Mucha ropa extra

Elegid varias mudas: por si hace frío, por si hace calor, por si refresca por la noche, por si se mancha comiendo, por si vomita… Si una vez hecha la maleta os parece que lleváis demasiada ropa para solo dos días, vais bien. Es fabuloso dejar que los niños jueguen en el jardín y experimenten con el barro o la arena, pero obviamente no es limpio, así que quizás les cambiéis de ropa más de lo habitual.

5. Más pares de zapatos

No vayáis con solo un par de zapatos. Los charcos y riachuelos están a la orden del día en cualquier escapada rural. También puede ser interesante llevar unas botas o zapatos para caminar y otras zapatillas más cómodas para estar por casa. Si tenéis pensado hacer una excursión, echad un vistazo a estos consejos.

6. Algún juguete o cuento propio

Aunque la mayoría de casas rurales que aceptan niños disponen de algunos juguetes y cuentos, no está de más que os llevéis su cuento favorito o ese muñeco o juguete del que nunca se cansa. Os pueden ser muy útiles en algún momento de caos o para el viaje en coche hasta el alojamiento. Algo que nunca falla: un cuaderno para pintar y colores.

7. Linterna o luz de noche

Tanto si dormís en la misma habitación como si estáis en habitaciones separadas, es probable que necesitéis un poco de luz en mitad de la noche. Existen luces de noche que se enchufan a la corriente y hacen una luz muy tenue que no molesta. Otra opción: las linternas de siempre que van con pilas, que también os pueden ser útiles para dar una vuelta nocturna por los alrededores de la casa.

Niños en el campo

Fuente: Mrovka

8. Cosas para las excursiones

Aunque no tengáis planeado hacer largas caminatas es interesante llevar siempre una pequeña cesta o similar para recoger objetos naturales que encontréis durante la escapada rural. Podéis dársela al niño/a y dejar que sea él/ella quien vaya recogiendo cosas que le parezcan curiosas: hojas secas, piedras bonitas, piñas… Si os apetece guardarlas y llevarlas el lunes al colegio, sus amigos alucinarán.

No olvidéis llevar también cantimploras, gorras, alguna toalla (por si hay algún río o playa cerca), gafas de sol y paraguas o chubasquero si hay previsión de mal tiempo. Y para transportar todo eso, no olvidéis una mochila cómoda con varios compartimentos.

9. Botiquín

Preparad un neceser con medicamentos básicos por si tiene fiebre, malestar o picor. Algunos básicos para viajar con niños: apiretal (paracetamol), ibruprofeno (el famoso “dalsy” o similar), termómetro, cremas, citronela anti-mosquitos, crema solar de alta protección… Y por supuesto, comprobad que lleváis su tarjeta sanitaria y otra documentación del bebé/niño.

Si estuvieran muy enfermos, siempre podéis volver a casa antes de lo previsto o visitar algún centro de salud de la localidad donde estáis.

¿Añadís vosotros algo más en vuestra maleta para una escapada rural en familia?

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios