Apreciados, protegidos y maravillosamente naturales. Hay más, muchos más, pero tenemos que elegir para que la vida nos dé para visitarlos…

Acantilados, riscos afilados, barrancos y montañas como dioses envuelven un pequeño pueblo. Podría ser Machu Picchu, pero es Masca y está en Tenerife…