Casas rurales en Comillas

Comillas

Nº de plazas

Búsqueda libre (pueblos, comarcas, zonas...)

Entrada Salida

Precio medio aprox.

Tipo de alquiler

  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar

11 Casas rurales en Comillas

Ver en un mapa
Más relevantes primero

Apartamentos Corona

Comillas
7 opiniones
Alquiler íntegro
1 - 20 personas
5 dormitorios
13 camas
30 
pers. noche
aprox

Apartamentos Corona, casa nueva convertida en 5 cómodos apartamentos en un paraje tranquilo con excepcionales vistas al ...

Posada Valoria

Comillas
Por habitaciones
2 - 16 personas
8 dormitorios
8 camas
30 
pers. noche
aprox

Posada La Solana Montañesa

Comillas
Por habitaciones
2 - 30 personas
15 dormitorios
15 camas
30 
pers. noche
aprox

Hostal Esmeralda

Comillas
Por habitaciones
1 - 23 personas
12 dormitorios
2 camas
50 
pers. noche
aprox

Pensión Pasaje San Jorge

Comillas
Por habitaciones
1 - 20 personas
13 dormitorios
20 camas
65 
pers. noche
aprox

Pensión Villa

Comillas
1 opinión
Por habitaciones
2 - 16 personas
8 camas
17 
pers. noche
aprox

Hotel Comillas

Comillas
Por habitaciones
1 - 61 personas
30 dormitorios
61 camas
35 
pers. noche
aprox

Pensión Vega de Pas

Comillas
Por habitaciones
2 - 14 personas
13 camas
20 
pers. noche
aprox

Posada Manoloentrecomillas

Comillas
Por habitaciones
2 - 9 personas
6 dormitorios
6 camas
35 
pers. noche
aprox

Hyggebo

Comillas
1 opinión
Alquiler íntegro
2 - 4 personas
3 camas
21 
pers. noche
aprox

Hotel Solatorre

Comillas
Por habitaciones
1 - 48 personas
34 camas
24 
pers. noche
aprox

Comillas, la costa cántabra y Gaudí

La localidad de Comillas, a 50 kilómetros de Santander, está declarada conjunto Histórico-Artístico. Solo es necesario un paseo por sus calles de piedra para entender por qué: una arquitectura modernista, bonitas plazas, casonas solariegas… Y, sobre todo, El Capricho de Gaudí.

Además sus playas de arena fina, el Parque Natural de Oyambre y una rica gastronomía hacen de Comillas un excelente destino para el turismo rural.

Lo que no te puedes perder en Comillas

Las playas y el puerto de Comillas integran una bonita estampa de esta villa que reposa en las faldas de una colina.

El paseo por sus calles empedradas nos descubrirá una arquitectura popular del siglo XVIII muy bien conservada en la plaza Vieja, la iglesia parroquial y algunas casonas. También es interesante el cementerio construido al lado de las ruinas de una iglesia del siglo XV.

Dado que a finales del siglo XIX el marqués de Comillas dio un impulso a su villa natal, puede apreciarse la gran riqueza patrimonial de Comillas en el palacio Sobrellano, de estilo neogótico y diseñado por Martorell y Domenech i Muntaner; en la Universidad Pontificia, neogótica también, pero con influencia mudéjar y un característico color rojizo; o en El Capricho de Gaudí.

El Capricho de Gaudí

Esta obra modernista del arquitecto catalán Antoni Gaudí se construyó en el siglo XIX. El Capricho es una fusión de contrastes en todos los sentidos: de música y arquitectura; de elementos arabescos, como los azulejos y el ladrillo visto, y el estilo neogótico. Todo decorado con hierro que crea formas de árboles. Su torre, decorada con cerámica, representa enormes girasoles. Y sus espectaculares vidrieras personifican la música y la naturaleza a través de animales tocando instrumentos.

El Capricho ofrece visitas, también guiadas, casi todos los días del año con entrada anticipada.

Cuevas de La Meaza

En 1907, se descubrieron las cuevas de La Meaza, una cavidad con una gran entrada y un amplio vestíbulo descendiente. Allí, se encontraron yacimientos pertenecientes  al Paleolítico Superior y al Mesolítico Paleolítico y restos medievales. Son muy interesantes sus pinturas rupestres de unos 18.000 años de antigüedad.

El Parque Natural de Oyambre

El Parque Natural de Oyambre (5.578 hectáreas) es perfecto para completar la escapada rural a Comillas. Su belleza y diversidad paisajística es ideal para practicar el senderismo.

Este espacio natural costero se encuentra entre Comillas y San Vicente de la Barquera. Su orografía la forman rías, como La Rabia y San Vicente de la Barquera; zonas de marisma; playas y sistemas dunares, como las playas de Merón, Gerra, Berderna u Oyambre y las dunas de Oyambre; verdes prados; y una extensa masa forestal próxima a la costa, presidida por el monte Corona. Todo ello con las magníficas vistas a los Picos de Europa.

Allí, los amantes del birdwatching disfrutarán de una gran riqueza ornitológica.

El parque ofrece una red de senderos entre los que te destacamos algunos:

  • Ruta de Oyambre interior y costa. 8 tranquilos kilómetros desde Oyambre hasta las dunas de las marismas de la playa.
  • Rutas en familia por el Parque Natural de Oyambre. El Centro de Interpretación de Oyambre ofrece visitas guiadas especialmente pensadas para hacer con niños. En ellas se recorren los bosques, los acantilados, el río… y se explica la fauna y la flora del parque.
  • Ruta de los acantilados de San Vicente de la Barquera. 17 kilómetros rodeando las playas a través de la montaña. Las vistas de los acantilados son impresionantes.
  • Ruta de las secuoyas del monte Cabezón. Este sencillo recorrido de una hora atraviesa un bosque de secuoyas gigantes, de 36 metros de altura, que te dejará sin aliento.
  • Ruta de las Tinas. 14 kilómetros desde el mirador de Tina Menor hasta la Tina Mayor. Este sendero rodea Pechón y nos acerca a la desembocadura del río Nansa.

La gastronomía de Comillas

Cantabria no solo son paisajes de ensueño, sino también una excelente y rica gastronomía a partir de los mejores productos que el mar y la tierra ofrece a esta región. En tu escapada rural no puede faltar una degustación de los platos más típico de Comillas:

  • los quesos cántabros con Denominación de Origen Protegida;
  • las anchoas elaboradas de forma artesanal;
  • las rabas son el aperitivo cántabro más tradicional;
  • los cocidos, como el montañés o el lebaniego;
  • la marmita de bonito o sorropotún es uno de los platos más típicos en las zonas costeras; la carne de cordero, jabalí, ciervo y lechazo;
  • y, por supuesto, los pescados y mariscos del mar Cantábrico: rapes, lubinas, besugos, rodaballos, sardinas, doradas, langostas, bogavantes, centollos, almejas, mejillones, caracolillos, muergos…

Una amplia variedad para todos los gustos. Y como postre, los sobaos pasiegos y las quesadas.

 

Buscar alojamientos