Magazine Gastronomía Orígenes del tinto de verano, la bebida estrella contra el calor

Orígenes del tinto de verano, la bebida estrella contra el calor

78 Shares
Tinto de verano
Tinto de verano. Por marcosrivero

Las bebidas populares pueden gozar de fama negativa en cuanto a calidad, pero quienes piensen así se estarán perdiendo manjares en la mayoría de los casos. El adjetivo gourmet se utiliza en ocasiones de manera injusta por los prejuicios existentes respecto a platos o combinados por el mero hecho de ser famosos entre el pueblo, y no solo reservados para los paladares más exquisitos. Sin embargo, es un error de esnobismo.

Preferir una cerveza comercial antes que una artesana muchas veces está relacionado simplemente con el gusto y eso no expulsa a la persona inmediatamente del grupo de exquisitos. No hay que olvidar que la comida y la bebida están para disfrutarlas, además de para nutrirse.

Toda esta entradilla sirve para abrir camino al tema que ocupa este artículo: el tinto de verano, bebida alcohólica (aunque con poca graduación) estrella del verano, de ahí su apellido. La cerveza se consume todo el año, pero este combinado burbujeante empieza a pedirse en los bares coincidiendo con el ascenso de las temperaturas. Puede que la deriva que está tomando el clima alargue su presencia en las terrazas pero, de momento, el estío es la temporada en la que más trabaja.

¿Cuáles son sus componentes? no son demasiado rebuscados: vino tinto, gaseosa, hielo y unas rodajitas de limón. Habrá quien piense que el vino con gaseosa es habitual en los menús de mediodía todo el año, pero ahí suele faltar el hielo y el limón, así que no es lo mismo. El tinto de verano lo componen estos ingredientes básicos. Hay quien le da un poco más de potencia añadiéndole un chorrito de vermut, pero esa ya es una variante que modifica el gusto original, dándole un toque de amargor.

La casa del tinto de verano

Tinto de verano
Tinto de verano. Por ricka_kinamoto

Los orígenes del tinto de verano no están claros, como suele suceder con los platos populares. La historia que más se menciona es la que sitúa su nacimiento en Córdoba, en concreto en la Venta de Vargas, situada en la carretera de El Brillante. Una venta es lo que ahora se conocería como ‘bar de carretera’ o ‘zona de servicio’(más o menos). Eran establecimientos o edificios de arquitectura básica donde los viajeros podían parar a comer y aparcar sus vehículos (antiguamente carruajes de caballos, con el paso del tiempo llegaron los coches). 

Se dice que a principios del siglo XX,  la Venta de Vargas cordobesa –hay otra homónima en San Fernando de Cádiz– era un sitio muy animado, que tenía su propia placita de toros y la guitarra sonaba con asiduidad acompañada con cantes y bailes flamencos. Así, no es difícil imaginar que con el jolgorio, el dueño del establecimiento, Federico Vargas, se atraviese a innovar con los cócteles echando gaseosa al vino (y de paso estirar un poco las reservas de tinto).

Ese combinado se empezó llamando ‘Vargas’, según una versión por el apellido del creador; según otra, por la mezcla de vino Valdepeñas con gas. Primero ‘Valgas’ y después Vargas porque el lenguaje tiene estas cosas. La jarana del lugar siguió durante años, pero con el tinto de verano ya consolidado como bebida popular con el nombre que tiene ahora.

Venta de Vargas
Venta de Vargas. La casa natal del Vino Tinto. Por Córdobapedia

El vino que se utiliza para elaborar esta bebida no tiene por qué ser el peor que haya en la tienda. La gaseosa lo alegra con las burbujas y su sabor dulce, pero no es tan potente como para camuflar al tinto de baja categoría. Tampoco hace falta que sea el mejor que haya en la bodega, claro, optar por uno medio es la opción ideal.

Primos hermanos

Por supuesto, no es la única combinación de vino con refresco que existe en España, país innovador en cuanto a sabores se refiere (según lo visto en la historia). Aunque una de las bebidas que más se le parece no nació aquí, o al menos que se sepa, porque sus orígenes son inciertos. Se trata de la sangría, hecha con vino y gaseosa pero que también lleva frutas, azúcar, canela y otro licor fuerte –tipo cointreau– si se tercia.

Sangría
Sangría. Por Ekaterina Pokrovsky

Los franceses reclaman que se inventó en las Antillas, mientras que otras fuentes (como dicen los documentos del cura español Esteban Torres de 1778) aseguran que fue inventada por los ingleses en sus colonias. La teoría británica aduce que el nombre actual proviene de su palabra ‘sangaree’ mientras que los franceses alegan que viene de ‘sang-gris’.

Sea como sea, la jarra de sangría se puede encontrar en cualquier terraza o chiringuito español en verano. Dependiendo del lugar, existen variaciones ya que, por ejemplo, en Asturias también se puede elaborar con sidra en lugar de vino, mientras que en Cataluña el cava es un sustituto habitual del vino.

Por supuesto, en su rama familiar tampoco puede faltar el calimocho o kalimotxo, esa mezcla de vino y refresco de cola (atención, porque Coca-cola tiene registrado su nombre). Sus raíces se asientan en el País Vasco –teniendo en cuenta su nombre, era bastante fácil de intuir– y hay varias historias al respecto de su nacimiento. Antes de tener el nombre con el que se le conoce actualmente, por lo visto era una bebida popular entre la clase alta de Bilbao que lo llamaba ‘Rioja libre’ –parecido al ‘Cuba libre’ como también se conoce al ron con cola–, pero a partir de la década de los 70 su denominación cambió.

Por lo visto, en 1972, en las fiestas de San Nicolás en Algorta (Bilbao), los miembros de la cuadrilla Antzarrak se encontraron con que el vino que habían recibido para la celebración estaba picado. Tuvieron que buscar una solución para no tirarlo y perder el dinero, así que probaron a mezclarlo con cola y mucho hielo. Cuando ya tenían la fórmula perfecta conseguida, aparecieron otros dos miembros del grupo a los que apodaban Kalimero a uno y Motxo al otro, así que al juntar los nombres “ahí vienen Kali y Motxo”, encontraron el nombre perfecto. Y así, hasta ahora. 

6 Comunidades en las que hacer una ruta de la tapa gratis

Si a nadie le amarga un dulce, como dice el refranero popular, nadie le hace ascos a un regalo culinario. Estos son algunos de los sitios en los que se la tapa gratis está asegurada.

Read more

78 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap