En la educación sentimental de cada asturiano y asturiana La Santina tiene un lugar similar al de la fabada, la gaita, la sidra, el cuélebre o las olas del Cantábrico. Más allá de creencias o sentimientos religiosos, la visita a Covadonga –y los mareos en el coche por las curvas de la carretera– es un […]

Acantilados, barrancos, paredes verticales, desfiladeros, puentes colgantes, pasarelas que parecen flotar sobre el vacío. Caminar es siempre ir un paso más; pero estas sendas despiertan la inquietud y tal vez prefieras dar media vuelta y no continuar. Pero si salvas el primer temor, estos caminos vertiginosos te van a regalar espectaculares paisajes naturales.