Villaviciosa y Tazones

Fuente: LucVi

Conocida como la capital de la manzana, de sus campos de pumaradas sale la materia prima con la que se elabora la mejor sidra de Asturias. Una delicia de la gastronomía del Principado que Villaviciosa ha convertido en uno de sus principales reclamos turísticos.

Situada en el oriente de Asturias, Villaviciosa cuenta con la mayor ría de Asturias. El estuario que le lleva hasta el mar está considerado como Zona de Especial Protección para las Aves, Reserva Natural Parcial y también está incluido en la lista de Humedales de Importancia Internacional.

Villaviciosa y Tazones

Fuente: Guillermo del Olmo

La riqueza de su flora y vegetación hacen que la ría esté repleta de peces como las lubinas, lenguados y doradas, entre otros. También hay invertebrados como berberechos y navajas; aves acuáticas y anfibios. Además de la pesca, otro de los deportes muy populares en la ría de Villaviciosa es el piragüismo.

El turismo rural de Villaviciosa es de playa. En total, esta villa asturiana cuenta con siete repartidas por su estuario e inmediaciones. La más popular de todas es Rodiles, un icono para el surf donde se pueden encontrar un montón de escuelas para aprender a practicar este deporte.

Justo al final de la ría está Tazones, el pueblo de las casas colgadas hacia el mar donde se halla el popular faro y el histórico puerto en el que desembarcó Carlos V cuando llegó a España por primera vez antes de acomodarse en Villaviciosa.

Este hecho histórico se ha convertido en el tema principal de muchas de las exposiciones del pueblo, de eventos y de una de las celebraciones más importantes de esta villa marinera: La Fiesta del Desembarco de Carlos V.

En ella, la gente del pueblo representa algunas de las escenas de aquel día y los lugareños aprovechan para vestirse de época. La fiesta se enmarca dentro de las Rutas europeas de Carlos V y se celebra la segunda quincena del mes de agosto.

El prerrománico asturiano

Villaviciosa y Tazones

Fuente: Guillermo del Olmo

Uno de los grandes atractivos del turismo rural en Asturias son las joyas prerrománicas repartidas por todo el Principado. En Villaviciosa este tipo de construcciones de pueden ver en el conjunto monástico de Valdediós.

Aquí se hallan la iglesia de San Salvador de Valdediós; El Conventín, un pequeño templo prerrománico; y el monasterio de Santa María de Valdediós, que actualmente es un alojamiento para peregrinos del Camino de Santiago.

Otros monumentos de la zona que no hay que perderse son Santa María de la Oliva, San Juan de Amandi y Santa María de Lugás, que corresponden al románico.

La Fiesta de la Sidra de Villaviciosa

Sidra

Fuente: Thomas Oswald

Los recursos económicos de Villaviciosa tienen que ver con las manzanas y con la producción de la sidra, la bebida típica asturiana que ha popularizado esta comarca por contar con un gran número de fábricas y llagares.

En Asturias pueden distinguirse tres tipos de sidra: la tradicional, que es la que se escancia; la Sidra Natural Nueva Expresión, que no necesita ser escanciada; y la espumosa. Entre las marcas más conocidas, aquí se produce El Gaitero, Mayador, Cortina, Gelo, Frutos, El Gobernador, Buznego, Castañón y Vigón, entre otras.

Además de contar con la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, aquí la cultura de la sidra se ha convertido en un festival que se lleva celebrando desde 1998. En él hay un concurso de escanciadores y el ganador será aquel que pueda obtener cinco culines de una botella con unas medidas concretas.

Además de la Fiesta de la Sidra -que se organiza en septiembre- en Villaviciosa también se celebra la Fiesta de la Manzana, de interés turístico regional, y el concurso para encontrar la mejor fabada del mundo. Y es que la gastronomía es uno de los puntos fuertes de Asturias que atrae al turismo rural en la región.

Rutas por Villaviciosa

Tazones

Tazones. Fuente: Javitouh

Desde Villaviciosa se pueden realizar numerosas rutas como la de los Molinos del riu profundu, que parte de Valbucar y sigue el cauce del río hasta arriba; la peña Cabrera, situada en Cabranes; y la ruta del Azabache, que comienza en el pueblo de Tazones y discurre por las inmediaciones donde se extrae el azabache.

El turismo rural de Villaviciosa también se reparte por los alrededores de Sietes, la aldea de los hórreos. Un espacio dedicado a divulgar la historia y las características de una de las insignias del entorno rural asturiano. En total, aquí hay hasta 44 paneras y hórreos de los siglos XVII y XVIII.

El Camino de Santiago en su ruta por el norte también pasa por Villaviciosa. En la capilla de San Blas es justo donde está el desvío en el que los peregrinos pueden optar por continuar dirección Gijón u Oviedo.

El turismo rural de Villaviciosa se une al activo. En los alrededores del pueblo se pueden realizar otras actividades como el surf, manejar un quad, jugar al golf y descubrir los pueblos de sus inmediaciones en bici.

Casas rurales en Villaviciosa

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios