Casas rurales en Elizondo

Elizondo

Nº de plazas

Búsqueda libre (pueblos, comarcas, zonas...)

Entrada Salida

Precio medio aprox.

Tipo de alquiler

  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar

14 Casas rurales en Elizondo

Ver en un mapa
Más relevantes primero

Albergue Kortarixar

Elizondo
1 opinión
Por habitaciones
47 personas
42 camas
19 
pers. noche
aprox

El Albergue Kortarixar está ubicado en Elizondo (Baztan), un entorno privilegiado situado al norte de Navarra, en el arr...

Gamioa

Elizondo
3 opiniones
Por habitaciones
2 - 16 personas
8 dormitorios
12 camas
29 
pers. noche
aprox

Es un bonito caserío tradicional del siglo XIX re-acondicionado para el turismo rural. Disponemos de ocho habitaciones d...

Estebanea

Elizondo
13 opiniones
Alquiler íntegro
5 - 11 personas
4 dormitorios
10 camas
20 
pers. noche
aprox

Estebanea es un alojamiento rural, situado en una loma elevada sobre Elizondo y Elbete, a 500 metros de distancia. La v...

Fuentehermosa I y II

Elizondo
1 opinión
Alquiler íntegro
2 - 5 personas
1 dormitorio
3 camas
32 
pers. noche
aprox

Bertiz Berria

Elizondo
1 opinión
Alquiler íntegro
6 - 6 personas
3 dormitorios
5 camas
23 
pers. noche
aprox

Autxikoborda

Elizondo
Alquiler íntegro
2 - 17 personas
15 camas
20 
pers. noche
aprox

MarkullukoBorda Rural Suites

Elizondo
5 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 10 personas
8 dormitorios
6 camas
53 
pers. noche
aprox

Auza

Elizondo
4 opiniones
Alquiler íntegro
1 - 4 personas
2 dormitorios
3 camas
22 
pers. noche
aprox

Baztan Berri

Elizondo
2 opiniones
Alquiler íntegro
6 personas
3 dormitorios
4 camas
17 
pers. noche
aprox

Hostal Elizondo

Elizondo
Por habitaciones
1 - 50 personas
24 dormitorios
42 camas
33 
pers. noche
aprox

Casa Etxetxipia

Elizondo
Alquiler íntegro
8 personas
7 camas
24 
pers. noche
aprox

Casa Urruska

Elizondo
3 opiniones
Por habitaciones
2 - 10 personas
5 dormitorios
7 camas
33 
pers. noche
aprox

Casa Rural Larraldea

Elizondo
Alquiler íntegro
6 - 6 personas
3 dormitorios
4 camas
28 
pers. noche
aprox

Txarrenea

Elizondo
Alquiler íntegro
4 - 8 personas
1 dormitorio
3 camas
13 
pers. noche
aprox

La cinematográfica Elizondo, en el valle de Baztan

Las crestas del Pirineo navarro se postran delante del mar Cantábrico con suavidad. Entre éstas transcurre el valle de Baztan, que da vida a 15 localidades. Esta es la Navarra más verde, la del clima suave y húmedo todo el año. En esta tierra tallada entre los puertos de Belate y Otsondo, repleta de palacios y molinos, hidalgos y contrabandistas, descubrirás Elizondo, la capital del valle.

Desde Pamplona, tu destino te quedará a 45 minutos. Con tu coche, encárate hacia Francia siguiendo la N-121A hasta Oieregi y ahí toma la N-121B, que te conducirá a Elizondo y, si lo deseas, también te ayudará a cruzar todo el valle de Baztan. Otra buena opción es llegar a Pamplona en avión (el aeropuerto está en Noain, a 6 kilómetros de la capital) o en tren y cubrir el resto de trayecto en autobús, con las compañías La Baztanesa o La Burundesa.

Un boceto de Elizondo

Ocupa el centro del valle de Baztan y tiene el corazón partido por el río del mismo nombre. En su arquitectura popular reina el blanco de los muros bajo un tejado a dos aguas. Un lienzo en el que sobresalen balconadas de madera, blasones con armas del valle y sillares rojizos (de las canteras de Almandoz) en las esquinas.

Elizondo no esconde su pasado más chic, alimentado por indianos que acarrearon grandes fortunas desde América y levantaron edificios señoriales en el barrio antiguo. Una muestra: el palacio de Arizkunenea, hoy Casa de Cultura del Valle de Baztan. No te quedes solamente admirando su fachada de estilo barroco, en la parte trasera te espera una fabulosa vista del río y sus puentes.

Busca también, entre su patrimonio, la iglesia de Santiago, el palacio de Datue, la casa del Virrey, las ermitas de San Pedro y Santa Engracia… Y construcciones que hablan del entorno, como la casa Puriosenea (“casa de los moros”), ahora Museo Etnográfico de Baztan, donde también se muestra la realidad del valle pintada con el pincel de Javier Ciga.

Ofrenda a la tormenta

Con este título se cierra la Trilogía del Baztán, de novela negra e intriga. La responsable de que te quedes enganchado a esta historia es Dolores Redondo. Ella creó el personaje de Amaia Salazar, una inspectora de homicidios que deberá regresar al valle que la vio nacer y del que siempre ha querido alejarse. ¿Su misión? Resolver este crimen: el cadáver de una adolescente apareció a orillas del río Baztan...    

Después de pasear tu mirada por las páginas del libro y haber soltado tu imaginación, podrás visitar (también siguiendo una ruta) los escenarios reales por donde transcurre la historia: Elizondo y el norte de Navarra. La primera entrega lleva por nombre El guardián invisible y se llevó a la gran pantalla. La segunda es Legado en los huesos.

¿Te animas a leer esta mezcla de crímenes y seres legendarios del norte? No se me ocurre mejor manera de empezar a pisar un destino que fabulando con él antes de haber llegado.

El valle de Baztan

Se desliza entre cumbres de unos 1.000 metros y te tiene preparados obsequios como estos:

  • Testimonios de poblados prehistóricos: los megalitos de Erratzu-Alduides y los dólmenes de Izpegi.
  • Cuevas que han tejido su historia con la brujería o con contrabandistas: como la de Ikaburu (Urdazubi-Urdax) y la de Akelarrea (Zugarramurdi).
  • Grandes espacios señoriales donde se resolvían conflictos fronterizos en     la edad media: fortalezas como el castillo de Amaiur y palacios de     cabo de armería como los de Jarola y Ascoa (Elbete), el de Ursúa (Arizkun) y el de Jauregia (Irurita). También destaca el palacio Jauregizar (Arraioz).
  • Perlas de arte religioso: iglesias como la de San Lorenzo (Ziga) y conventos como el de Nuestra Señora de los Ángeles (Arizkun).
  • Testigos del paso del Camino de Santiago Baztanés, como la ermita de Santiago de Azpilikueta y el hospital de peregrinos de Elizondo. ¿Te animas a andarlo un trecho?
  • Zonas con grandes vistas: como el puerto de Otsondo, que mandará tu mirada hacia la costa, y el mirador del Baztan, a 2 kilómetros del bonito núcleo de Ziga.
  • La hermosa cascada de Xorroxin (en Erratzu).  
  • La magia del Sendero al Infernuko Errota (Molino del Infierno), con un molino casi suspendido en el vacío haciendo frente a otra cascada.
  • El Parque Escultórico de Xabier Santxotena, que exhibe la mitología vasca en forma de esculturas talladas en madera, como mujeres con cuerpo de pez (lamias). En Arizkun.

Más rutas como guías

Si necesitas más pautas para orientarte entre tanta naturaleza y cultura, puedes unirte a la Ruta de Bertiz, Baztan, Urdax, Zugarramurdi y Cinco Villas (1 día), la Ruta de la Brujería (cuatro itinerarios, el segundo pasa por el valle de Baztan), la Ruta Abartan (12,60 kilómetros, partiendo de Ziga), sobre una cultura pastoril milenaria…

También puedes montarte a una bicicleta y seguir el trazado del Tren Txikito (Elizondo-Irun) y del río Bidasoa a través de la Vía Verde del Bidasoa (39 kilómetros), que se expande entre el País Vasco y Navarra.  

Mutildantza al son del txistu

Los elizondeses viven en un bullicio rodeado de calma. Son gente muy animada que te hará disfrutar sus fiestas y tu estancia. Aquí, las estaciones de entretiempo son bien recibidas y se les dedican estos festejos: la Feria de Primavera (viernes después de Pascua), que es ganadera, agroalimentaria y artesana, y la Feria de Otoño (octubre).

Además, tienes esta cita obligada: el Baztandarren Biltzarra (julio), con mutildantza al son del txistu en la plaza del Ayuntamiento, desfiles de carrozas llenos de color, feria de artesanía, comida popular y actuaciones musicales. Y no falta representación de los 15 pueblos que pueblan el valle. Es una gran ocasión para estrechar lazos entre los habitantes del valle de Baztan.

Dulces de película

Tu panza esperará como agua de mayo delicatessen norteñas como el txuri-tabelz, un guisado con tripas de cordero. Pero si Elizondo destaca especialmente en algún campo éste es el de los postres. Aquí cobra protagonismo el urrakin egina, el mejor chocolate con avellanas de Navarra. Podrás olerlo solamente paseando por sus calles. ¡Una delicia!

Tampoco se quedan cortos los txantxigorri, unos pasteles parecidos a las tortas elaborados con harina, chicharrones y azúcar. No se avergüenzan delante de las cámaras, pues ya quedaron bien retratados en la película de El guardián invisible. ¡Otro motivo para verla!

Buscar alojamientos