Magazine Mundo rural De Italia hasta Azores para salvar el burro de la isla Graciosa

De Italia hasta Azores para salvar el burro de la isla Graciosa

41 Shares
Burros de Graciosa
Burros de Graciosa. Por Franco Ceraolo

Dicen que en el archipiélago de las Azores hay tres vacas por cada habitante, pero en la isla Graciosa el burro es el rey. Raúl Brandão le llamó «Isla Blanca» en su obra Las Islas Desconocidas, de 1926, por las casas blancas y por llover poco, lo que hace que la isla se seque y tenga un tono blanquecino a finales del verano.

Pero la segunda isla más pequeña del archipiélago también se conoce como «la isla de los burros». Lo confirma Franco Ceraolo, un italiano que dedicó gran parte de su vida al cine y al teatro como escenógrafo, pero que en 2006 aterrizó en Azores y decidió quedarse a vivir allí.

Burros de Graciosa
Franco Ceraolo con los burros de Graciosa

Franco nos abre la puerta de su casa – a través del móvil, claro – al sonido de Ray Charles mientras cocina una salsa para la pasta, por supuesto, digna de un italiano nacido en Cerveteri, no muy lejos de Roma. “No puedo vivir sin música. Me gusta mucho la música antigua”, confiesa entre risas, transportándonos de inmediato a ese ambiente acogedor donde casi podemos oler lo que cocina.

Cuando le preguntamos cómo es que un escenógrafo italiano que ha trabajado con grandes nombres como Ettore Scola, Federico Fellini, Bernardo Bertolucci, Martin Scorsese, entre muchos otros, acabó viviendo en la Graciosa, Franco nos advierte que “es una larga historia”. No esperábamos otra cosa de una figura tan vibrante y emocionante.

La idea de visitar Azores surgió en 2002 cuando su novia en ese momento, una estadounidense que vivía en Los Ángeles, sugirió que se encontrasen en Azores, convenientemente a mitad de camino para ambos -Franco vivía en Roma.

Isla Graciosa, Azores
Isla Graciosa, Azores. Por Angrense

Al buscar libros sobre el archipiélago, Franco se enfrentó a una falta de información y conocimiento en Italia sobre estas islas portuguesas. Esta falta de conocimiento le agradó. El escenógrafo pensó entonces en salir a descubrir el archipiélago y tal vez incluso publicar una guía de viajes sobre Azores.

Su idea inicial, en 2003, era pasar un año sin trabajar y descubrir Azores, conocer gente, vivir como un local. “No me gusta viajar por turismo. Me gusta vivir en contacto con la gente”, explica Franco.

Pero el sueño de viajar hasta Azores tuvo que posponerse porque le surgió la oportunidad de trabajar en la película “La mejor juventud”, obra aclamada del director Marco Tullio Giordana, un proyecto que no pudo rechazar.

Burro de Graciosa
Burro de Graciosa. Por Franco Ceraolo

Finalmente llegó a Azores en 2006. “Quería quedarme un mes, quería dar un paseo por todas las islas”, dice Franco a EscapadaRural. “Estaba buscando un lugar para quedarme, comprar una ruina, no tenía ni idea en ese momento. Pero ya había decidido que no quería ser enterrado en Roma”, dice entre risas, mientras prueba la salsa para la pasta.

La primera isla que visitó fue Horta, luego fue en un bote a la isla de Pico. De Pico fue a São Jorge y fue allí donde se dio cuenta de algo muy importante. Franco quería encontrar un refugio para cuando fuera mayor y en São Jorge se dio cuenta de que «estas islas son un lugar fantástico para vivir todo el año, pero no son ideales para el turismo».

Para el italiano, el clima lluvioso e inestable de las Azores no es para cualquiera e incluso dice que dejó de hablar con un viejo amigo, porque, en una visita a la Graciosa, la esposa de su amigo no pudo soportar la lluvia del verano azoriano.

Burros da la Graciosa
Burros de Graciosa. Por Franco Ceraolo

Cuando llegó a la Isla Graciosa, todo el mundo hablaba del burro de la Graciosa. Franco Ceraolo comenzó a interesarse por el tema e investigar más sobre la raza. “El burro de Graciosa tiene una historia fantástica. Fue un motor de la economía de la isla en el pasado, porque los burros lo eran todo: eran transporte, servían para arar la tierra”, explica.

A pesar de los profundos cambios en la agricultura y la mecanización del trabajo agrícola, hoy en día todavía hay personas en la isla que utilizan el burro para arar la tierra y como medio de transporte.

Burricada en la Graciosa
Burricada en Graciosa. Por Franco Ceraolo

En el pasado, el burro incluso se utilizaba en actividades recreativas, como las «burricadas«, que eran paseos en burro por la isla. Después de 40 años, Franco logró organizar una «burricada» en Graciosa en Octubre de 2020.

“Había alrededor de 14 burros, algunos de celda, de sillín, otros en un carro. Hicimos un paseo, que era algo que se solía hacer en el pasado. Era una forma de que la gente se reuniera. Para mí fue la parte más interesante, reunir a la gente para dar un paseo”, recuerda el “italiano de los burros”, como se le conoce en la isla.

Conservación de una raza autóctona

Burricada
Burricada. Fuente: Confraria do Catarino

Un informe estadístico de Manuel Bettercourt sobre Graciosa, publicado en 1950, revela que en 1926 la isla tenía unos 6.800 habitantes y 1.164 burros. “Es decir, era más de un burro por familia”, concluye Franco.

Hoy en día hay alrededor de 90 burros en toda la isla y Franco tiene la cría más grande con 26 burros. “Pero también existen en otras islas, porque, hasta el día de hoy, estos burros se venden a otras islas”.

Burro de la Graciosa
Burro de Graciosa. Por Franco Ceraolo

Originario del norte de África, el burro de Graciosa es gris, tiene rayas en el lomo, el vientre o las patas y no excede los 1.05 metros. A pesar de no tener características para ser considerado un enano, en Azores así se conoce al burro, debido a su baja estatura.

Para protegerlos y evitar la desaparición de la raza, el primer paso fue crear la Asociación de Criadores y Amigos del Burro de la Isla Graciosa y hacer una encuesta de todos los animales que existían en todas las islas, particularmente en Graciosa.

Con la ayuda del profesor Artur Machado, del Centro de Biotecnología de la Universidad de Azores, se realizaron estudios biométricos y genéticos y, a finales de junio de 2015, el burro de Graciosa fue reconocido como raza autóctona.

Burro de Graciosa
Burro de Graciosa. Por Franco Ceraolo

El desafío ahora es hacer un registro genealógico de cada burro, lo que tiene un costo. Franco Ceraolo explica que los criadores aún no cuentan con el apoyo de la Comunidad Europea, porque para eso es necesario registrar todos los animales existentes.

La asociación azoriana mantiene contacto con otra asociación del continente que intenta proteger la raza autóctona del burro de Miranda. “Nos están ayudando a encontrar apoyo”, dice.

Quien visita Graciosa puede visitar los burros de Franco y otros dispersos por la isla, interactuar con ellos y darles comida. Estos animales tienen potencial turístico para paseos cortos, terapias (asinoterapia) o incluso producción de leche, como ya ocurre en la isla Terceira.

El burro de Graciosa en el cine

Burros de Graciosa
Burros de Graciosa. Por Franco Ceraolo

A pesar de estar alejado de la carrera de escenógrafo, el gusto de Franco Ceraolo por el cine sigue muy vivo. Después de leer la obra Platero y yo, del poeta español Juan Ramón Jiménez, que recrea poéticamente la vida y la muerte de una mascota, el burro Platero, el italiano inmediatamente pensó que tenía que hacer una película sobre la historia.

Franco se puso en contacto con Gonçalo Tocha, un director portugués que en 2011 estrenó un documental rodado en Azores en la isla de Corvo, titulado É na Terra não é na Lua, ganador de varios premios internacionales. 

“Ya conocía a Gonçalo Tocha, ya conocía su fantástico trabajo, le contacté, le envié el texto y le pregunté qué pensaba de hacer una película sobre los burros”, explica Franco con entusiasmo.

Las grabaciones llevan más de un año y se espera que terminen pronto. Aún no hay fecha de estreno ni título para esta película donde el burro de Graciosa es el protagonista. Sin embargo, Franco Ceraolo garantiza que tienen “muy buen material”.

41 Shares

Artículos relacionados

2 comentarios

Conchi 30 de marzo de 2021 - 15:40

Que bonito es ese lugar! Me iría allí sin pensar! Pero no sería capaz de montar en el lomo de un pobre burrito! Pienso que en esa isla los han explotado a los pobrecitos.!😔

Responder
Jacqueline 6 de abril de 2021 - 14:21

Ahora mismo iría allí , creo q es un buen lugar donde vivir y colaborar con ese bello animal. Tampoco me subiría a lomos de ninguno. Sólo me gustaría abrazarlos.

Responder

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap