Disfruta de una escapada en pareja a Portugal sin renunciar a los lujos ni al romanticismo. Estas casas rurales, repartidas por el país luso, disponen de jacuzzi para relajarse y estar todo el día a remojo. Algunos de ellos incluso ofrecen increíbles vistas al río Duero, sus viñedos o a las montañas. También los hay con sauna, piscina, jardín, terraza y granja. Decidirse será complicado.

Nada mejor para descubrir Portugal que caminar, hacer tantos kilómetros como puedas, entrar en los bares, mercados, restaurantes, allí donde los aromas te cautiven, donde veas que van los del lugar, que por algo son de ahí y conocen todos los secretos, y, sobre todo, déjate guiar por nuestro particular menú portugués, para que sepas qué debes pedir según dónde estés.

Este archipiélago formado por nueve islas es una comunidad autónoma de Portugal desde 1976. Su historia empieza a mediados de la Edad Media, cuando el navegante portugués Diogo de Silves se topa con ellas y decide que ha sido un descubrimiento. Por supuesto, no es que se originasen en esa fecha, sino que hasta que llegaron los colonizadores europeos estaban despobladas.

Fabulosas playas, estribaciones montañosas y lagunas tranquilas son “la otra cara” del Alentejo, un hermoso y casi desconocido litoral que contrasta con los paisajes robustos y llanos de sus profundidades. Con el Atlántico como gran protagonista, la costa alentejana es una apuesta segura si buscamos tranquilidad y belleza por igual. De Sines a Santiago do Cacém, con vistas al Atlántico.

Viajamos a Lisboa y corremos el riesgo de pensar que con pasar por todos los miradores, subir al tranvía, probar los pasteis de belem o recorrer las calles de sus barrios ya lo tenemos todo hecho. Y, sin embargo, en el Distrito de Lisboa aguardan otros muchos planes, tesoros naturales de visita sorprendente.

Todavía es un poco pronto para darse un chapuzón al aire libre. Mientras esperamos la llegada del verano, ¿por qué no disfrutar de un baño bajo cubierta? Estas increíbles casas rurales repartidas por diferentes zonas de Portugal disponen de piscinas climatizadas.

Los centros históricos guardan la esencia de pueblos y ciudades. Son el núcleo original, callejuelas, monumentos, barrios y plazas, en los que el presente se encuentra con el pasado. Pasear por ellos es hacerlo a través de siglos de historia hasta el origen mismo de los tiempos. Para que lo puedas comprobar, te dejamos con algunos de los centros históricos más bellos de Portugal.

Portugal está entre los mejores países para conocer por carretera: proximidad, buenas infraestructuras, diversidad de enclaves… Por eso, te mostramos tres de las mejores rutas en coche para que lo descubras.

De sus 145 kilómetros, 95 discurren por territorio portugués, forjando a su paso todo un laberinto de caminos, carreteras y alguna autovía que invitan a conocer los maravillosos pueblos, puentes y sierras que crecen en paralelo a su cauce. Bailémosle el agua.
12345