Magazine Planes La casa rural del terror en la que algunos no aguantan ni una noche

La casa rural del terror en la que algunos no aguantan ni una noche

759 Shares

Es mejor venir descansados, porque se duerme muy poco y no lo garantizamos”

casa rural del terror
La Quinta de Melque

Una noche oscura, un grupo de amigos y una mansión encantada situada junto a un cementerio familiar… Aunque estos podrían ser los ingredientes de una película de terror, lo cierto es que no lo es. Es la escapada rural que La Quinta de Melque ofrece a todos los viajeros que buscan vivir una noche de mucho, mucho, miedo

La casa rural, que nada tiene que envidiarle a la de Los Otros o El Orfanato, está ubicada a las afueras de San Martín de Montalbán, en Toledo. En un lugar aislado en el que, por mucho que gritemos, nadie podrá venir a socorrernos

Antes de llegar, los huéspedes recibirán una carta de su “propietaria”, doña Julia Almazán, viuda de Sotogrande. Tras haber estado una temporada retirada de la vida pública por una extraña enfermedad, les invita a su mansión a visitarla. Una vez allí, un séquito de sirvientes les recibirán para llevarlos hasta las habitaciones de la casa encantada. Desde entonces, los participantes vivirán una serie de sucesos llenos de misterio

La Quinta de Melque

La velada también incluye un paseo nocturno al cementerio familiar, una extraña visita de un misterioso viajero y la presencia de una médium. En total, “el equipo está formado por 8-9 personas, y en la casa se pueden alojar unos 20 asistentes”, nos explica Luis, propietario de La Quinta de Melque y personaje de la historia. 

El guión se nutre de conocidas leyendas urbanas que, dependiendo de las circunstancias y el ambiente que nos rodea, pueden dar escalofríos. La casa y su historia también tienen guiños a películas clásicas del género como Los Otros, The Ring o La Residencia

Una de las habitaciones de La Quinta de Melque

“La experiencia consiste en vivir una película de terror siendo parte de la trama. Todo lo que ocurre en la casa, desde la entrada hasta la salida, forma parte de la historia. Es mejor venir descansados, porque se duerme muy poco y no lo garantizamos”, se ríe. 

La idea de crear una casa de miedo donde pasar la noche fue de Luz Retamar, que durante años trabajó como guía en el Egipto faraónico. Aunque de una forma diferente, pues ya creaba aventuras dramatizadas con actores para hacer la visita más amena y divertida. “Con los atentados del 11S de 2001 el turismo se paró y decidimos montar una experiencia en España”, nos explica Luis. 

Dos años más tarde, en 2003, nacía Viajes con imaginación, un nuevo concepto que aúna el turismo y el espectáculo, y desde el que han creado su exitosa casa del terror La Quinta de Melque. “Hay algunas casas que hacen representaciones de terror, pero ninguna con más de 12 horas de espectáculo como la nuestra”, dice Luis. 

La Quinta de Melque

Si te preguntas si es lo suficientemente terrorífica, la respuesta es sí. “Muchas veces hemos tenido que separar a alguna persona del grupo para tranquilizarla y ayudarla para que pueda terminar el espectáculo. Siempre queremos que la gente disfrute, pero the show must go on”, cuenta. Algunas personas, sobre todo al principio cuando la casa abrió, se negaban a entrar. Y otras, muy pocas, no pudieron soportar la presión y abandonaron la casa antes de tiempo

“La que más nos llamó la atención fue una pareja que, tras soportar la cena, los paseos nocturnos, el sonido cercano de algún loco motorizado y las carreras con Sara por el salón, avisaron a Sebastián para que les acompañara a la salida alegando que se tenían que marchar, que tenían casa en Toledo capital. Fueron acompañados a la verja, despidiéndose de forma muy cordial, satisfechos y agradecidos de la noche que habían pasado. Como ha ocurrido en ocasiones, hay personas que sin previo aviso tienen compromisos al día siguiente y tienen que irse pronto, antes de terminar, por lo que no le dimos la menor importancia. Por la tarde noche del domingo, cuando repostamos en la gasolinera del pueblo, ya de regreso a Madrid, nuestro buen amigo Santiago nos preguntó asombrado por lo que había ocurrido. Pues había llegado un coche a primera hora de la mañana con una pareja que le comentaron que no aguantaban más y si podían aparcar el coche y dormirse un rato en la gasolinera, descubriendo así toda la trama que habían ideado los pobres para poder escapar de nosotros”, escribió Luis en el blog de Viajes con imaginación. No obstante, el objetivo es que todo el mundo disfrute y lo pase bien.

Cada espectáculo tiene su anécdota y, después de 18 años, las hay de todos los colores. Y es que el miedo es imprevisible, por ello incluso hubo casos en los que los viajeros han estado tan asustados que agredieron involuntariamente a los actores. Según Luis, la casa la visitan personas de todas las partes del mundo, sean aficionados al miedo o no. “Una vez vino un japonés que nos vio en un reportaje emitido por una televisión japonesa”, dice. 

El cementerio de La Quinta de Melque

Aunque la experiencia se puede disfrutar todo el año, cuando más visitas reciben es en los días próximos al puente de Todos los Santos/Halloween. Además, los amantes del terror son previsores, pues las reservas empiezan a entrar ya en agosto. 

759 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap