Magazine Cultura La ruta de Okuda: siguiendo sus pinturas por España

La ruta de Okuda: siguiendo sus pinturas por España

39 Shares
Faro del Cabo de Ajo, Cantabria. Okuda
Faro del Cabo de Ajo, Cantabria. Por Noradoa

El dicho “para gustos, los colores” parece haber sido hecho a medida para el artista Okuda. Sus obras son como explosiones geométricas de pintura y no dejan indiferente a nadie, de ahí que reciba muchos aplausos pero también algunas críticas. Una de las últimas polémicas en la que se vio envuelto fue por su trabajo sobre el Faro de Ajo ubicado en el municipio cántabro de Bareyo, el cual pintó con 72 tonos siguiendo su característico estilo. No fue una iniciativa propia, sino que fue un encargo de la Autoridad Portuaria de Santander y el ayuntamiento.

Hubo voces que se levantaron indignadas por la transformación radical de una construcción que consideraban histórica. Incluso hubo llamadas de atención sobre la ruptura de leyes de conservación y advertencias sobre un posible delito de prevaricación. Sin embargo, todos esos ‘inconvenientes’ no frenaron el proyecto y actualmente el faro es un punto de visita casi obligado para los amantes del arte urbano o las paredes coloridas sin más. De hecho, según la prensa solo mes y medio después de que el artista diese su última pincelada, el faro había recibido 74.000 visitas, más del doble de las que se solían registrar.

No es la única superficie a la que el artista ha dado color en su tierra –Óscar San Miguel Erice nació en Santander en 1980– sino que en su Comunidad ha sido bastante prolífico. Por ejemplo, en su ciudad natal transformó las paredes del colegio Vital Alsar en el año 2018 y en Reinosa se puede visitar la gran escultura en forma de oso de colores que se inauguró en 2017. Si en Bilbao tienen a Puppy, en la comarca de Campoo-Los Valles tienen a Reinoso.

Asimismo, sin salir de los límites de la comunidad, quien esté interesado en conocer la labor del artista puede desplazarse a Ruerrero donde se puede ver el mural Inmortales que Okuda pintó en el año 2018. No hace falta irse excesivamente lejos para ver en persona el trabajo que lanzó al autor de todas estas obras a la fama internacional: la iglesia de Santa Bárbara del pueblo asturiano Llanera, más conocida como ‘La iglesia del skate’ o el Kaos Temple

Kaos temple, la iglesia asturiana para skaters

En la iglesia de Santa Bárbara de Llanera (Asturias) no tañen las campanas, sino que restañan los golpes de los patines contra las rampas…

Read more

El edificio pertenece a un particular, Ernesto Fernández Rey, que decidió utilizar el interior hasta el momento en desuso para construir un skatepark junto a sus colegas de la Church Brigade. Okuda, junto a sus acompañantes Mister Piro, Antonyo Marest y Pablo Hatt, fue el encargado de darle aún más personalidad –la suya, en realidad– al interior del edificio que, desde entonces, se ha convertido en un centro de peregrinación. Tanto para los amantes del monopatín como para los curiosos que quieren ver cómo una iglesia puede ser uno de los sitios más representativos del arte urbano (antes de preparar la escapada, es recomendable consultar antes la web del centro porque no siempre está abierto).

Unos cuantos kilómetros más lejos, más hacia el sur del país, está el mural Titanes. Legends of Castilla la Mancha, en concreto en Calzada de Calatrava. Posiblemente a muchos les suene el pueblo porque es el lugar de nacimiento del director de cine Pedro Almodovar. De hecho, el artista además de representar a personajes míticos de la tierra como Don Quijote, también se inspiró en actrices habituales de las películas del cineasta manchego. La obra se enmarca dentro de un proyecto artístico llamado Titanes que él mismo capitaneó en 2018 y en el que participaron otros 14 creadores, que intervinieron edificaciones de varios pueblos de la zona como Campo de Criptana o Villanueva de los Infantes.

Dentro de la misma comunidad, en Puertollano concretamente, se encuentra el enorme mural Meninas y otros seres mágicos que el artista realizó junto a otros 100 ayudantes: personas con diferentes grados de discapacidad pertenecientes a la fundación Laborvalia de Ciudad Real. Fue una acción promovida por su propia asociación Colouring The World, en la que también participa su equipo Ink and Movement. En abril de 2021, llevaron a cabo una acción solidaria en el barrio madrileño de Aluche, pintando la fachada de la despensa vecinal del barrio que, como consecuencia de la pandemia, da de comer a cientos de personas. 

También ha dejado su huella en otros puntos de la capital del Estado. Por ejemplo, en 2015 se encargó, junto a otro artista llamado Rosh333 de realizar un mural decorativo para la estación Paco de Lucía de la línea 9 del Metro de Madrid, que se inauguró ese mismo año. El título de la pintura es Entre dos universos, una referencia nada sutil al célebre disco del músico Entre dos aguas. En la localidad de Fuenlabrada, perteneciente a la comunidad, también ha dejado su impronta: un enorme mural en la fachada del edificio consistorial, que forma parte del Museo al aire libre de arte urbano de la ciudad. Además de Okuda, están nombres como los de Sixe Paredes, Dulk o Felipe Pantone.

El Mediterráneo ha visto al singular artista trabajar con sus pinturas, por supuesto. Una de sus obras más celebradas fue efímera, ya que era una falla con el nombre Equilibrio Universal cuyo destino fue el habitual de estas construcciones: el fuego en Valencia. Pero en Girona sí que se puede visitar, mirar y fotografiar un mural con su firma llamado African Housewife Independence. Lo realizó en 2017 dentro del ámbito del festival Milestone Project. 

Ese mismo año, durante el ciclo intArtventions celebrado en la localidad barcelonesa de Martorell, trabajó durante cinco días en otra gran pared que terminó llamándose Communication Between Stars. Por supuesto, puede añadirse a la ruta así como el que realizó junto a Felipe Pantone en Ibiza en el año 2016, Wall Burners.

Este ‘recorrido’ está trazado siguiendo las obras que Okuda tiene localizadas en su propia web, pero es posible que haya más rincones en España –además de los del resto del mundo, porque el cántabro ha aplicado colores por todo el planeta– que lleven su firma. Chívense de las localizaciones en los comentarios: a la caza del color.

39 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap