Magazine Planes 7 termas en Galicia para meterse en remojo

7 termas en Galicia para meterse en remojo

390 Shares
Termas Prexigueiro. Por Olga Gairin

Galicia es tierra de aguas termales. Las propiedades mineromedicinales de sus aguas fueron ya utilizadas por los romanos, quienes levantaron numerosas pilas como balnearios para tratar dolencias y divertirse. Una de las más conocidas está en Ourense, el segundo lugar de Europa con mayor actividad termal. Allí los romanos levantaron Aquis Aurienses, un asentamiento junto a unos manantiales de agua medicinal. Conocidos como As Burgas, estas fuentes fueron reconstruidas entre los siglos XVII y XIX. 

Durante la época dorada del termalismo, los balnearios se convirtieron en grandes centros sociales. En el siglo XIX la actividad termal tenía una gran popularidad y, aunque se empezaron a levantar edificios e instalaciones que ofrecían también tratamientos específicos, se ha logrado conservar las clásicas pozas de agua caliente a orillas de los ríos.

As Burgas. Por Vic

Aquí os dejamos algunas de las termas en Galicia que podemos visitar en una escapada rural, más concretamente por Ourense. Son perfectas para entrar en calor. 

Termas Prexigueiro

Termas Prexigueiro
Por Olga Gairin

Refugiadas entre los árboles y con un relajante ambiente zen encontramos las termas Prexigueiro. Un circuito termal con pozas al aire libre de agua caliente y fría situadas en las proximidades de Ribadavia, en Ourense

La principal característica del recinto es que están ambientadas en Kumano Kodo, el camino de peregrinación más popular de Japón que está hermanado con el Camino de Santiago. El nombre de cada poza hace referencia a los templos que salpican la ruta nipona. 

Además de las termas, en Prexigueiro hay tratamientos faciales y corporales, vinoterapia, hidroterapia, masajes y Spa. 

Zona termal de Outariz y Burga de Canedo

Burga do Canedo
Burga do Canedo. Por Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga)

En Outariz está la zona termal pública más grande de Ourense. En la orilla del río Miño podemos encontrar varias piscinas termales al aire libre repartidas entre Outariz y Burga de Canedo. Seis de ellas son de agua caliente y dos de agua fría.

 La zona del baño está conectada al río por una pasarela de madera. Hay vestuarios, taquillas y lavabos. Las termas están en una gran área recreativa ajardinada, donde también hay un espacio infantil con columpios.

La cultura balnearia japonesa también está presente en Outariz (Ourense). No muy lejos de la zona termal hay un balneario que cuenta con dos circuitos: uno zen y otro celta. En el primero de ellos, las termas son de madera y siguen la tradicional estética oriental. En la celta, en cambio, las termas son de piedra, pues recrean los antiguos castros y dólmenes de los celtas que se establecieron en Galicia. En ellos hay chorros, burbujas, cascadas, etc. 

Termas Outariz también ofrece tratamientos de relajación y de belleza, con sales del Mar Muerto, y templarium. Además, para seguir metidos en la cultura japonesa, en las instalaciones hay un sushi bar.

Termas A Chavasqueira

Termas A Chavasqueira
Por Zarateman.

Otro de los complejos termales más populares de esta provincia gallega es A Chavasqueira. En ellas hay un circuito japonés, tres piscinas de piedra al aire libre con el agua a 41 grados, un baño de piedra interior, un templarium (sauna zen), un sudarium (sauna japonesa) y una piscina de agua fría para el choque térmico. También hay opción de darse un masaje en silla sueca.

Zona termal de Barbantes

La zona termal de Cenlle, o de Barbantes, aprovecha un manantial termal en el valle del río Miño. Está compuesta por tres piscinas y, aunque el agua no está tan caliente como en las anteriores -su temperatura oscila entre los 21 y 28 grados-, sus componentes pueden tratar afecciones de reuma, artritis, problemas en la piel, de la circulación, estrés, etc. Saldremos de allí como nuevos.

Las piscinas termales de Barbantes están al aire libre, en una extensa área arbolada, rodeadas de jardines y con varios bancos y merenderos. Su acceso es gratuito y se pueden visitar tanto de día como de noche. 

Baños del río Caldo

Baños del río Caldo
Por Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga)

Llamado así por la temperatura del agua, el río Caldo ya fue utilizado por los romanos por las propiedades curativas de sus aguas que emanaban del valle de Limia, en el corazón del Parque Natural de A Baixa Limia. 

Hoy, en su orilla, cerca de A Corga da Fecha, se pueden ver los restos de la antigua mansión romana, además de un naciente donde brotan las aguas termales. Aquí es donde está la piscina termal del río Caldo, que puede llegar hasta los 60 grados, rodeada de una zona ajardinada y junto a una playa fluvial. 

Muiño da Veiga

Muiño da Veiga
Por jvinasd

A orillas del Miño, al aire libre, también están las termas Muiño da Veiga. Su nombre, Muiño, hace referencia al antiguo molino de madera que hay en sus inmediaciones y que hoy luce restaurado. 

Esta zona termal está compuesta por cinco piscinas conocidas por ser de las más calientes de la Península ibérica. El agua del manantial está a unos 65-72 grados, el de las piscinas a unos 40ºC, aunque también hay una poza de agua fría para realizar baños de contraste. 

390 Shares

Artículos relacionados

1 comentario

Jose pastor 26 de enero de 2021 - 15:54

Magnifico para ir a toda esa zona

Responder

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap