Lago Sierra de Gredos. Ávila

Lago Sierra de Gredos. Ávila. Por: Fernando Sánchez

Al sur de la provincia de Ávila está uno de los espacios verdes más preciados de Castilla y León: la sierra de Gredos. Un área montañosa cuyo pico más alto se erige a más de 2.500 metros de altura: el más elevado del Sistema Central.

De origen glaciar, el agua que discurre por sus sinuosas montañas ha creado numerosos lagos y gargantas que se han convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la zona. Algunos de los más conocidos son la Laguna Grande de Gredos, Cinco lagunas, la del Barco, la Trampal y la garganta de los Caballeros.

La sierra de Gredos también es rica en fauna, por lo que durante una ruta de senderismo es posible encontrarse con la cabra hispánica, los corzos, las águilas reales, águilas imperiales, los halcones abejeros, buitres negros y leonados, las salamandras de Almanzor y sapos de Gredos.

Justo al Este de la sierra encontramos otra de las joyas naturales de Ávila: el valle del Tiétar, donde se pueden ver riscos escarpados, piedras caballeras y torreones. Lo más característico es el Cuchillar de los Galayos, bien conocido entre los escaladores porque sus paredes llegan a alcanzar los 300 metros de altura.

En el valle del Tiétar, el agua que discurre por la sierra de Gredos ha formado gargantas como la de los Gavilanes. Conocida también como el Chorro, esta es una de las cascadas más altas de España.

No se puede abandonar el valle del Tiétar sin una visita a Las grutas del Águila: varias galerías irregulares con desniveles cuyas paredes están cubiertas de estalactitas y estalagmitas que forman singulares esculturas.

Las cuevas están muy cerca de la localidad de Arenas de San Pedro, donde se encuentra una de las ocho Posadas Reales situadas en la provincia de Álava.

Otros espacios verdes de gran valor en Ávila son el valle de Iruelas, cuyo nombre tiene origen en un arroyo de montaña y es donde se ha localizado la colonia de buitre negro más numerosa de Castilla y León; las Sierras de la Paramera y Serrota; y Pinar de Hoyocasero.

Ávila medieval

Ávila

Por: Takashi Images

Situada a más de 1.100 metros de altura, Ávila es la capital de provincia más alta de España. Su seña de identidad es la muralla que la envuelve y que ha permitido que su casco antiguo medieval se haya conservado en perfecto estado.

Ambos fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, además de las iglesias de San Vicente, San Pedro, San Andrés, San Segundo, San José, Santo Tomás, San Martín, Santa María de la Cabeza y San Nicolás.

Su catedral es la primera catedral gótica de España. Se caracteriza porque, además de su belleza, en su interior yacen los restos del último presidente de la II República en el exilio, Claudio Sánchez-Albornoz; y los del ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Un paseo por Ávila nos permitirá maravillarnos con su arquitectura: el convento de Santa Teresa, la basílica de San Vicente, el Real Monasterio de Santo Tomás, la plaza del Mercado Grande y San Pedro, los hornos postmedievales y el Humilladero de los Cuatro Postes.

Salamanca, ciudad ilustrada

Por: VanHart

Otra de las ciudades Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de Castilla y León es Salamanca, conocida por contar con la universidad más antigua de España. Su edificio es una de las imágenes más identificativas de la ciudad y bien merece una visita, sobre todo si se es estudiante. En su fachada principal es donde se encuentra oculta la popular rana que deberás encontrar para aprobar todo.

Otro de sus emblemas es la Plaza Mayor, una de las más bonitas de Castilla y León en cuyos soportales se concentran algunos de los cafés y cervecerías más históricas de la ciudad. En el Café Literario Novelty (1905) se reunían antiguamente los literatos y artistas.

Algunos edificios de visita más que recomendada son la Casa de las Conchas, un palacio gótico cubierto de conchas; la Catedral Nueva y Vieja; la Casa Lis, un palacete de estilo modernista que alberga el Museo de Art Noveau y Art Decó; y el convento de San Esteban.

La tranquilidad la encontrarás en un paseo por el río Tormes o descansando en el huerto de Calixto y Melibea.

Parque Natural Arribes del Duero

Por F.C.G

Compartido con Zamora al norte y con Portugal al oeste, el Parque Natural Arribes del Duero es una de las joyas naturales de Salamanca. Los escarpados cañones de más de 200 metros de altura creados por la erosión fluvial son conocidos como arribes, lo que da origen al nombre.

En él hay más de 300 especies de fauna, entre las que están la cigüeña negra, el alimoche y el águila perdicera. Como el lugar tradicionalmente está dedicado a la ganadería, se pueden ver algunos animales autóctonos como las vacas sayaguesas y la oveja castellano negra.

El parque conserva un rico patrimonio histórico compuesto por ermitas, iglesias y fortificaciones cristianas y musulmanas. También hay puentes, norias, telares.

Aunque si hay algo que define la provincia de Salamanca son las dehesas, que componen el Campo Charro cubierto de encinares y robledales. Un excepcional ecosistema en el que vive el popular toro bravo, de ahí a que haya unas 200 ganaderías de lidia, algunas de ellas visitables.

La ruta del toro y de la dehesa salmantina se ha convertido en uno de sus principales reclamos turísticos. Algunos de los núcleos más importantes del camino son La Fuente de San Esteban, Aldehuela de la Bóveda, Matilla de los Caños del Río, Vecinos o Tamames.

En Salamanca dormir en una Posada Real también es posible. En total, cuenta con cuatro situadas en Topas, Hinojosa de Duero, Puerto de Béjar y Saucelle.

Por último, seleccionamos los 10 rincones imprescindibles de Castilla y León. Puedes participar votando en este enlace. Con los votos de los viajeros seleccionaremos los 10 lugares imprescindibles de Castilla y León. Para participar solo tienes que votar lugares de Castilla y León utilizando el corazón que se encuentra en las fotos de cada uno. Las votaciones están abiertas hasta el 30 de este septiembre de 2018.

Dormir en Posadas Reales

Las Posadas Reales están situadas en antiguos edificios históricos rehabilitados donde lo que se prima es la comodidad del viajero. Pide tu tarjeta de fidelización en la primera Posada Real en la que te alojes. Así, te la sellarán cada vez que duermas en una posada real y obtendrás descuentos

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios