La Catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona (Aragón), declarada Bien de Interés Cultural en 2002, ha reabierto sus puertras tras 30 años de restauración. Durante los trabajos, se han descubierto imporantes hallazgos arqueológicos y artísticos. Sólo entre julio y agosto de 2011 pasaron 17.000 visitantes y todavía la rehabilitación estaba incompleta.


30 años para recobrar el esplendor

Hace cerca de 15 años que los arquitectos Fernando y José Ignacio Aguerri sentaron las bases del plan director sobre la intervención de la Catedral de Tarazona. Pero durante el s. XX participaron otros 5 equipos en la restauración de la catedral. La comunión de tres estilos arquitectónicos en un mismo espacio no facilitaron la tarea a los equipos, el último formado por 40 personas. Un sorprendente gótico francés convive con el estilo mudéjar y elementos del Renacimiento. Cada nuevo estilo supone una reforma y reconstrucción del modelo original, lo que ha supuesto que el conjunto se “resintiera”.

Como diagnosticaría un doctor gracias a la historia clínica, así se han definido las actuaciones sobre el monumento. Pero también hay creación en un proceso de restauración. Os invitamos a que conozcáis al detalle la complicada restauración de la Catedral de Tarazona.

El vértigo que produce la contemplación del edificio es parte de los aciertos del estilo gótico de esta catedral. Los detalles decorativos, la iluminación de los ventanales y la complicación de los equilibrios entre pesos y contrapesos exaltan la belleza física de las matemáticas. Dentro de sus muros, el templo ya conserva el esplendor decorativo de la estética renacentista. A mediados del s. XVI el maestro Alonso González concibió una joya según los gustos artísticos del momento. Y la plasmó.

¿Y cuál fue el esplendor recobrado de la catedral? Los trabajos de restauración han puesto de manifiesto lo que era una intuición estética: que el templo fue concebido con un lugar singular, destacado y de gran importancia.

  • La ubicación: durante las labores arqueológicas se han descubierto “una posible basílica tardorromana del s. IV, restos de un ábside y capiteles románicos”, un lugar rodeado de huertas destinado a edificios importantes y separado del trasiego de la ciudad medieval entre las Coronas de Aragón y de Castilla.
  • Pinturas murales intercalas con los apóstoles de yeso y de la bóveda. El sobrenombre de “Capilla Sixtina” es gracias a los nuevos hallazgos, de un valor incalculable.
  • La restauración de la sillería del coro y 16 capillas. Otro de los aciertos del nuevo Plan Director es la inclusión de la sillería del coro, realizado entre 1483 y 1486. Las capillas, construidas entre los ss. XIV, XV y XVI contaban cada una con un sacerdote y funcionaban de forma independiente.

Estos y otros elementos convirtieron a la Catedral de Tarazona en un lugar imprescindible, al que una laboriosa y larga rehabilitación ha devuelto su esplendor artístico e histórico. Aunque todavía quedan pendientes el claustro, la torre, algunas capillas y el atrio del pórtico. La rehabilitación de este último se ha tasado en 2 millones de euros. A lo largo de estos últimos 30 años se han invertido veinte millones de euros aproximadamente.

Más información | Catedral de Tarazona

Dónde dormir

Un Comentario publicado

  1. Andrés Barnes
    Publicado 18 junio 2012 en 13:58

    Preciosa arquitectura, que bonito,a poder visitar?

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios