Fuente: arturasker

Fuente: arturasker

La primera vez que me puse unos esquíes tenía 5 años. Desde entonces, ha habido muchas bajadas en chus, frenazos en cuña y eslalon clavando palos. Y pese a los despertadores tempranos, las curvas para subir a la estación y el frío extremo, agradezco a mis padres que me iniciaran en este deporte tan espectacular.

Si a ti también te gusta la nieve y quieres llevar a tus hijos para que aprendan a esquiar, aquí tienes mi selección de las mejores pistas de esquí de España para ir con niños (o, dicho de otra forma, para debutantes).

Fuente: Nelu Goia

Fuente: Nelu Goia

Pero antes de nada, veamos, ¿qué debe tener una estación de esquí para que sea idónea para los niños y los debutantes?

  • Pistas anchas y fáciles (las verdes y las azules son las de principiante).
  • Remontes de cinta, es decir, remontes que no son ni silla ni arrastre, sino cinta transportadora: el niño se coloca de pie sobre una cinta (como la de los aeropuertos) y se deja llevar.
  • Pistas fáciles en las cotas bajas y pistas difíciles en las cotas altas. Esto ayuda a que los niños no tengan que subir a cotas elevadas (más frío, condiciones más extremas).
  • Parque infantil o jardín de nieve, en el que puede haber actividades de esquí o de nieve para los pequeños, juegos de nieve, bajada en trineo…
  • Escuela de esquí, con monitores que puedan enseñar a los niños a bajar con seguridad y confianza. Las primeras bajadas son cruciales.
  • Lo ideal es que las pistas de la estación converjan en un mismo punto, para facilitar la orientación.

Dicho esto, he seleccionado las estaciones de esquí de España que mejor cumplen estos requisitos y que, por tanto, son más idóneas para una escapada de esquí en familia. ¡Ahí va!

Fuente: Nick Stubbs

Fuente: Nick Stubbs

Sierra Nevada, Sistema Penibético

Sierra Nevada es una estación fabulosa para ir en familia. Para empezar, los niños menores de 6 años tienen forfait gratuito. Cuenta además con varias cintas de remonte y con una excelente área para debutantes con tres pistas y temáticas distintas: el Mar, el Bosque y el Kids Park.

Bajando por las pistas de El Mar y el Bosque los niños descubrirán animales distintos mientras se deslizan por la nieve. Una forma entretenida de aprender a esquiar. La tercera pista de esquí familiar de Sierra Nevada es el “Kids Park”: una zona para que los más pequeños se inicien en el freestyle de forma segura y controlada.

Si los niños prefieren jugar en la nieve, en el área de Pradollanos podréis hacer tubbing, montar en minimoto de nieve y montar en una singular montaña rusa, entre otras actividades. Para los más pequeños, hay servicio de Jardín de Nieve y guardería a partir de los 4 meses.

La Masella, Pirineo Catalán

La Masella es una de las mejores estaciones de esquí del Pirineo para aprender a esquiar. Está llena de recursos para los esquiadores debutantes y el nivel sube de forma muy suave. Además, todas las pistas convergen en una misma zona, el Pla de Masella, que hace de embudo de todas las pistas.

Masella tiene tres remontes de cinta y las pistas azules son también asequibles para los debutantes. La estación cuenta con un “Jardín de Nieve” para niños de 3 a 6 años, y con un servicio de guardería en la “Casita de los Niños” para niños de 18 meses a 3 años.

Candanchú, Pirineo Aragonés

Los niños entre 2 y 7 años que se inician en el esquí pueden hacerlo en la zona controlada de Candanchulandia, situada en el pie de la estación. Es una zona enorme que incluye cintas transportadoras, pistas fáciles y una cabaña nórdica para protegerse del frío en la que se pueden ver películas, hacer manualidades o construir puzles.

En Candanchú encontraréis cuatro remontes de cinta y varias pistas para debutantes situadas en la “Pista Grande”, en la cota más baja de la estación. Por todo ello, Candanchú es una de las mejores pistas de esquí para ir en familia.

Vall de Núria, Pirineo Catalán

Vall de Núria es una estación muy pequeña pero preciosa, a la que se llega únicamente en tren cremallera desde Ribes de Freser. Es una de las estaciones más bonitas de España, en la que encontaréis el Santuario de Núria y estaréis rodeados de míticos picos de 3.000 metros como Grano de Alforfón, Bastiments, Bacivers, Pico del Infern o Noucreus.

Es una estación ideal para niños y debutantes, ya que la mitad de sus pistas son verdes y azules. Cuenta con una zona específica para debutantes, separada del resto de pistas, con varias pistas para principiantes y niños, con remontes de arrastre y cinta. Su reducido tamaño la hace muy familiar y de fácil orientación.

Tiene además un parque lúdico, abierto todo el año, con actividades como tubbing, pistas de trineos, trineo cross, recorrido de juegos de equilibrio en altura, rocódromo y tirolina.

Formigal, Pirineo Aragonés

En Formigal, todos los niños a partir de 4 meses pueden tener contacto con la nieve y aprender a su ritmo. Su jardín de nieve tiene una superficie cerrada de 9.000 metros cuadrados y cuenta con una amplia zona exterior con cinta transportadora exclusiva para los niños mayores de 3 años.

Si los niños prefieren no esquiar pero quieren tocar nieve, en el Portalet Park podrán construir iglús, ir en moto de nieve, practicar el snakegliss, conducir un kart por la nieve e ir en trineo tirado por perros, entre otras actividades.

San Isidro, Cordillera Cantábrica

La estación de San Isidro es una de las más conocidas y frecuentadas de la Cordillera Cantábrica, por su magnífica ubicación en la provincia de León. Es una estación muy familiar, dividida en dos grandes zonas esquiables y de fácil orientación. En cada una de ellas hay pistas para debutantes.

En la estación de San Isidro encontraréis cuatro cintas con remontes, guardería infantil y zona de trineos. Y para una jornada de descanso, podréis descubrir la comarca del Alto Porna y los Picos de Europa.

Vallter 2000, Pirineo Catalán

La base de Vallter está en los dos mil metros. Es una estación con mucha altitud y, por eso, a pesar de ser la más oriental del Pirineo Catalán, tiene buena nieve. Es también una de las estaciones de esquí más familiares de Cataluña por la buena oferta de actividades lúdicas para los pequeños.

Tiene pista de trineo, tubbing, excursiones con raquetas de nieve y cuenta también con un jardín de nieve para los más pequeños: una zona exterior delimitada con pendiente suave, juegos, castillos hinchables y con remontes de cinta.

La mayoría de casas rurales para ir a esquiar a Vallter, se encuentran en pueblos medievales preciosos como Camprodon o Setcases, que merece la pena visitar.

Javalambre, Pirineo Aragonés

La estación de Javalambre de la montaña de Aramón es ideal para esquiar en familia. La mayoría de sus pistas son verdes y azules y cuentan con pistas específicas para niños, cerradas y controladas, que tienen pequeños circuitos de obstáculos para que aprendan y ganen confianza con los esquíes.

Por si fuera poco, en Javalambre encontraréis pista de trineos, pista de hielo a dos mil metros y tendréis jardín de nieve para los más pequeños.

Valdezcaray, Sistema Ibérico

La estación de Valdezcaray es pequeña pero muy familiar. Por su forma de embudo, como Masella, es de fácil orientación. El nivel de las pistas va subiendo según elevamos la cota y todas las pistas convergen en el mismo punto.

En la cota más baja se encuentra la zona para debutantes con varias pistas verdes y azules y remontes de silla y arrastre. Junto a la cafetería hay una ludoteca para los niños.

La Pinilla, Sistema Central

Para los que vivís en Madrid o alrededores y no queréis desplazaros para ir a esquiar, una buena opción es ir a La Pinilla. Esta pequeña estación no tiene tantas aglomeraciones como Navacerrada o Valdesquí y dispone de una escuela de esquí destinada a los más pequeños (de entre 3 y 5 años).

La Pinilla está distribuida por zonas. Las zonas 1 y 2 tienen mayoritariamente pistas azules, por lo que son ideales para esquiar en familia, pero es necesario tener un conocimiento mínimo de esquí.

Boí Taüll, Pirineo Catalán

La estación de Boí Taüll funciona bajo el lema “Family Adventures” (aventuras en familia) y se centra en que las familias gocen de una buena jornada en la nieve.

Cuenta con servicio de guardería (niños de entre 2 y 6 años) que incluye toboganes y todo tipo de juegos, pista de trineos, zona de debutantes y tres remontes de cinta. Las pistas debutantes se concentran en la cota más baja de la estación.

Boí Taüll se encuentra en un entorno privilegiado como es El Parque Nacional de Aigüestortes, el lago de Sant Maurici y las iglesias románicas del Valle de Boí.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios