Casas rurales para ir con niños

Fuente: Vasilyev Alexandr

Hay casas rurales que están adaptadas para familias con niños y otras que no lo están. Así de sencillo. Si bien es cierto que los niños pueden dormir en cualquier parte y se adaptan mucho mejor de lo que solemos pensar sus padres, hay casas rurales diseñadas para que la escapada sea mucho más cómoda y fácil para toda la familia.

Tras haber hecho ya una decena de escapadas con nuestra bebé de 2 años y otros sobrinos/niños mayores, éstas son las cosas en las que solemos fijarnos cuando reservamos una casa rural para una escapada con niños.

No están en ningún orden en concreto, y aunque encontrar una casa disponible con todas las opciones va a ser complicado (¡pero existen!), cuantos más requisitos cumpla en la casa, mejor:

Que tenga espacio para moverse, dentro y fuera

Casa Olivos Moratalla

Casa Olivos Moratalla

El espacio es uno de los básicos. Los niños necesitan moverse. Y si la escapada es con otras familias con niños, más espacio necesitaréis. Buscad una casa que cuente con espacio fuera (un patio, una terraza, un jardín) pero también espacio dentro para esos días de lluvia y frío o esos ratos nocturnos en los que conviene que jueguen dentro de casa.

Mirad que el espacio de fuera esté vallado para que los niños puedan correr con libertad pero también con seguridad. En cuanto al espacio interior, existen muchas casas rurales con grandes salones para jugar o incluso con salas de juego aparte, dedicadas puramente a eso: a jugar.

Que disponga de artículos para bebés

Sobre todo si vais con un bebé, querréis fijaros en que la casa disponga de cosas para bebé para ahorraros llevarlo en el coche. Si lo pedís con antelación, muy posiblemente os guarden una cuna y una trona. Y además, algunas casas rurales cuentan con barreras en las escaleras y cocinas muy bien equipadas para preparar cualquier comida para bebés (microondas, batidora…).

En el buscador de casas rurales de EscapadaRural.com no olvidéis seleccionar las casas rurales con “cuna disponible”.

Que tenga piscina si es verano. Mejor si está vallada.

Cortijos Rurales Reul Alto

Cortijos Rurales Reul Alto

Aunque no es algo obligatorio, si viajáis en verano y la casa dispone de piscina, mucho mejor. A los niños les encantará y el agua tiene algo mágico que les permite jugar, aprender, divertirse, refrescarse y gastar energía. Sin duda, será su rincón favorito de la casa.

Para mayor seguridad, elegid una casa rural con piscina vallada, para evitar que los niños más pequeños puedan caer dentro jugando en el jardín.

Que tenga animales, granja o huerto

Casa Los Jabones

Casa Los Jabones

Otra de las cosas que les encanta es ir a una casa rural que tenga animales de granja: dar de comer a las gallinas, jugar con los perros, ver las tortugas… Algunas casas rurales con granja tienen incluso actividades orientadas entorno a los animales: por ejemplo, es habitual montar en poni, ir a recoger los huevos de las gallinas o recolectar los productos del huerto.

Que tenga juegos, juguetes y cuentos

El Nus de Pedra

El Nus de Pedra

Otro de los bonus de una casa rural es que cuente con juguetes y juegos. Si los niños son mayores bastará con alguna baraja de cartas o juegos de mesa. Si además tienen bicis, pelotas de fútbol/baloncesto, mesa de ping-pong, futbolín o billar, ¡todavía mejor!

Cuando son pequeños, las pelotas, puzzles, cuentos, juegos de piezas para montar y por supuesto papel y colores para dibujar serán los esenciales. Podéis fijaros en que la casa disponga de sala de juegos aparte. Juguetes “nuevos” durante un fin de semana es media vida para ellos. Pero aún así, no olvidéis llevar ese cuento que tanto le gusta o su muñeco preferido.

Que cuente con parque infantil con tobogán o columpios

Mirador del Sueve

Casa Rural Mirador del Sueve

Algo fácil de encontrar en una casa rural es que tenga tobogán o columpios. Algunas cuentan también con cajón de arena y todo tipo de artículos para jugar dentro (desde cubos y palas hasta tractores y excavadoras). Lo difícil será sacarlos de ahí.

Si los niños son mayores, podéis buscar una casa rural con cancha de baloncesto o campo de fútbol y montar un partido familiar. ¡Seguro que pasáis un buen rato!

Si en el baño hay bañera, mucho mejor

Esto es algo complicado de saber antes de llegar a la casa (a menos que se contacte con el propietario) pero para mí es interesante que alguno de los baños tenga bañera -sobre todo si vamos con bebés. Así, la “sagrada” hora del baño sigue siendo un momento de relax y juego, incluso durante la escapada rural.

Que ofrezca servicio de canguro

Algunas casas ofrecen servicio de canguro a los padres por si quieren salir a cenar o a realizar alguna actividad en la que los niños no quieran/puedan participar. A tener en cuenta si es vuestro caso. No olvidéis, en ese caso, seleccionar la opción “servicio de canguro” en el buscador y poneros de acuerdo con el propietario del alojamiento.

Si los propietarios están cerca, mucho mejor

Algo que me gusta, personalmente, es que los propietarios estén cerca o vivan en la misma casa. De esta forma, si surgen dudas o problemas, están ahí para ayudar. Recuerdo nuestra primera escapada con la bebé; éramos un saco de nervios y nos fue muy bien saber que teníamos la ayuda de los propietarios de la casa rural por si pasaba algo.

El destino es lo menos importante

Cuando viajas con niños, el destino es, para mí, lo menos importante. Tanto si elegís un destino a media hora de casa como si os aventuráis a una escapada a tres horas en coche, lo esencial es pasar un buen rato en familia, jugar con ellos y dedicarles tiempo. Al fin y al cabo, cosas bonitas, pueblos encantadores y bosques con ríos ¡los hay en todas partes!

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios