Pedrosa de la Tobalina

Pedrosa de la Tobalina. Por Francisco Javier Gil

Tierra de reyes, conquistas y fortalezas, Castilla y León es un museo al aire libre que combina un rico patrimonio histórico con maravillas naturales.

Una ruta por el norte de esta Comunidad Autónoma nos permitirá adentrarnos en la Castilla y León más verde: montañas, cuevas, lagos y pozas donde disfrutar de la abrupta naturaleza.

Antiguamente, comerciantes, peregrinos y viajeros recorrían estas tierras en un largo viaje que se prolongaba durante días. Esta es la razón por la que el camino estaba a rebosar de posadas donde hacer noche y descansar.

Hoy, se han recuperado las antiguas Posadas Reales (antiguos molinos, lecherías, torres e incluso castillos) para ofrecer al turista un lugar en el que disfrutar del entorno rural sin renunciar a los lujos.

Las Merindades, Burgos

Salto del Nervión

Salto del Nervión. Por Mimadeo

En Burgos, la Posada Real la encontramos en la comarca de Las Merindades. Aquí es donde está el Monumento Natural de Ojo Guareña, el segundo complejo kárstico más extenso en cuevas de la Península ibérica. En su interior se han encontrado algunos santuarios prehistóricos, así como especies de invertebrados cavernícolas. El paseo por su interior termina en la ermita rupestre de San Bernabé.

Otra maravilla natural de Las Merindades es el valle de Mena, un anfiteatro natural que hace de frontera entre la meseta y el Cantábrico. Tampoco hay que pasar por alto las cascadas de Mea, con más de 30 metros de caída; la de Pedrosa de Tobalina y la de las Pisas, estas últimas situadas en un bosque de hayas, robles y acebos.

Aunque, sin duda, la joya de la corona del norte de Burgos es el Salto del Nervión. Una cascada de 200 metros de altura situada justo en el límite con Álava.

En Las Merindades también es donde se encuentran localidades como Frías, el pueblo medieval que parece descender por la colina; y Puentedey, con su gran puente de piedra.

La Montaña Palentina

Curavacas, Montaña Palentina

Curavacas Por LFRabanedo

Siguiendo la ruta por el norte, paralela a los Picos de Europa, llegamos a la Montaña Palentina. Una comarca marcada por su naturaleza agreste donde sobresalen los picos y las crestas que fueron moldeados por el hielo a lo largo del tiempo.

Cubierta de bosques y extensos prados, el paisaje está salpicado de ríos, pueblos, pantanos y lagos de origen glaciar. En el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, además, es donde destacan algunas especies en peligro de extinción como el oso pardo cantábrico y el urogallo.

Los amantes de la montaña no pueden perderse una ruta por la Braña, que comienza en el pueblo minero de Barruelo de Santullán; Así como el nacimiento de los ríos Carrión y Pisuerga, y la sierra del Brezo. En todas ellas hay ermitas y monasterios de gran valor arquitectónico.

La ruta del románico la podemos comenzar en Aguilar del Campoo, el centro neurálgico del románico norte y donde está una de las Posadas Reales de Palencia. Se trata de Santa María La Real, que se encuentra en el que fue un antiguo monasterio de siglo XII.

El Parque Natural Lago de Sanabria, Zamora

Lago de Sanabria

San Martín de Castañeda y Lago de Sanabria, Zamora. Por LFRabanedo

Castilla y León también cuenta con el lago natural más grande de la Península ibérica. Se trata del Lago de Sanabria, en Zamora, declarado parque natural.

Además de contar con varias playas de arena, aquí es donde están los restos del antiguo balneario de Bouzas que, a pesar de que ya no está en funcionamiento, en su emplazamiento aún emanan aguas medicinales sulfurosas.

El lago se puede recorrer en el Helios Cousteau, un catamarán eólico-solar que cuenta con una cámara de vídeo para poder ver todo el fondo del lago.

En los alrededores está Puebla de Sanabria, una villa medieval que alberga cinco de las Posadas Reales de Zamora.

La comarca de Babia y La Maragatería, en León

Las Médulas

Las Médulas. Por Jose Ignacio Soto

Situada en las inmediaciones del monte Teleno, la comarca de la Maragatería está ubicada en el suroeste de León. Su capital, Astorga, fue en la época romana uno de los enclaves más importantes de la península por ser un cruce de caminos entre las principales vías del norte. Actualmente es donde se unen la Vía de la Plata y el Camino de Santiago.

Conocida en aquella época como Asturica Augusta, su prosperidad también tuvo que ver con las explotaciones de oro de Las Médulas, en el Bierzo. Estas antiguas minas están declaradas Bien Patrimonio Mundial desde 1997 y son una de las joyas de León. En relación con ellas también se han conservado algunos restos arqueológicos como los Petroglifos de Peñafadiel, que bien merecen una visita.

Astorga también cuenta con varias Posadas Reales con mucha historia. La Casa de Tepa, del siglo XVIII es donde estuvo viviendo Napoleón durante la Guerra de la Independencia.

Otra parada imprescindible en la provincia de León es Babia, que no sólo existe, sino que hay muchos motivos para querer estar en ella. Declarada Reserva de la Biosfera, esta comarca leonesa estuvo habitada tradicionalmente por pastores trashumantes. De ahí sus pastizales y las montañas de caliza blanca. Con cumbres de hasta 2.000 metros, los valles de Babia también son ricos en agua.

Los amantes de la naturaleza no pueden perderse una excursión hasta la laguna de Las Verdes, las Fuentes del Sil, el desfiladero de las Palomas y la Cueta, el pueblo más alto de León (1460 msnm). En sus alrededores también se pueden encontrar Posadas Reales donde dormir como los reyes que anduvieron por estas tierras.

Por último, seleccionamos los 10 rincones imprescindibles de Castilla y León. Puedes participar votando en este enlace. Con los votos de los viajeros seleccionaremos los 10 lugares imprescindibles de Castilla y León. Para participar solo tienes que votar lugares de Castilla y León utilizando el corazón que se encuentra en las fotos de cada uno. Las votaciones están abiertas hasta el 30 de este septiembre de 2018.

Dormir en Posadas Reales

Las Posadas Reales están situadas en antiguos edificios históricos rehabilitados donde lo que se prima es la comodidad del viajero. Pide tu tarjeta de fidelización en la primera Posada Real en la que te alojes. Así, te la sellarán cada vez que duermas en una posada real y obtendrás descuentos.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios