El senderismo se ha convertido en motivo de viaje para muchos viajeros, que aúnan así naturaleza y deporte. Y si importante es el camino, no lo es menos con qué botas lo recorremos. Aquí tienes algunos consejos para no fallar en la elección. ¡Que disfrutes del camino!

La provincia de Barcelona está abrazada por un sinfín de montañas y parques naturales que parecen mirar hacia el mar. Rincones verdes cubiertos de bosques donde realizar rutas de senderismo, BTT, recoger setas, pasear entre viñedos e incluso hacer maratones de montaña.

El andurrial de las Caídas de la Negra es una de las tres reservas naturales que existen en las Bardenas Reales de Navarra. Concretamente, este paraje se localiza en la ladera sur de la Plana Negra, en la Bardena Negra.

El Lago de Sanabria es el lago de origen glaciar más grande de la Península Ibérica y de los más extensos de Europa. Sus dimensiones: 1’5 kilómetros de ancho, 3 kilómetros de largo y 53 metros de profundidad.

Tenerife, la mayor de las Islas Canarias, es también la que tiene mayor diversidad de ambientes y paisajes, por lo que seguro que, tanto si nos gusta andar como descansar, si nos van los bosques espesos o los lugares despejados, si preferimos playas de arena o peñascos junto al mar, Tenerife lo tendrá. Hay Tenerife para todos los gustos.

Llega el otoño: los días se hacen más cortos y fríos y en las copas de los árboles las hojas verdes se convierten en una paleta de ocres, rojos y amarillos. Explota el color del bosque.

Una de las excursiones por excelencia desde la ciudad de Barcelona es Montserrat. Son 60 los kilómetros que separan a la gran urbe de uno de los monasterios benedictinos más afamados. Esta popularidad hace que la visita a la patrona de Cataluña, más conocida como la virgen de la Moreneta, se haya convertido en un reclamo que copa los planes de turistas y locales.
123