Magazine Planes Los mejores pueblos para hacer turismo rural según los viajeros

Los mejores pueblos para hacer turismo rural según los viajeros

80 Shares
Potes
Potes. Por jon_chica

España cuenta con más de 8.100 municipios y, aunque muchos tienen su encanto para hacer una escapada rural, algunos pueblos están mejor preparados que otros. Es importante que haya alojamientos, al menos en los alrededores; oferta de restauración, para disfrutar de la gastronomía local, ¡qué placer viajar con el estómago!; un bonito casco antiguo, con historia; y que tenga actividades para completar el viaje. 

Como para gustos, colores, en esta lista hemos seleccionado aquellos pueblos que más votaciones han obtenido por nuestros viajeros para optar al título de Capital de Turismo Rural en sus diferentes ediciones. Si habéis estado en ellos, seguro que estaréis de acuerdo en que son perfectos para hacer una escapada.

Potes, entre puentes y torres

Potes river Quiviesa Deva a Cantabria village Spain
Potes. Por lunamarina

Siempre ha tenido fama de ser uno de los pueblos más bonitos de Cantabria. Las razones las compartimos: se trata de un pueblo medieval encaramado a las montañas, en el valle de Liébana. Es la puerta de entrada a los Picos de Europa y desde el teleférico de Fuente Dé se puede llegar cómodamente a los 1.823 metros de altitud. Las vistas, como puedes imaginar, son impresionantes. 

El casco antiguo de Potes sufrió numerosas luchas medievales, sobre todo las protagonizadas por las familias Mendoza y Manrique. Los primeros fueron quienes convirtieron la villa en la capital de Liébana. De este pasado se han conservado numerosas torres y puentes como el Puente Nuevo, el de la Cárcel y el de San Cayetano. Entre las torres destacan la de Orejón de la Lama y la del Infantado (s. XV), que conviven con las casonas indianas de aquellos que se fueron a hacer las Américas. 

Además de la rica historia y patrimonio, Potes destaca por su naturaleza: el río Deva atraviesa su casco urbano y desde cualquier parte de la villa se pueden ver las montañas. La visita la podemos completar con una ruta de senderismo o realizando deportes de aventura. Por ejemplo, animándonos a realizar la vía ferrata de Los Llanos

Independientemente del plan que escojamos, no podemos obviar su rica gastronomía. La villa de Potes cuenta con numerosos bares de tapas y restaurantes donde degustar el cocido lebaniego, la carne de caza, el queso picón, los quesucos de Liébana, los embutidos de ciervo y jabalí, su postre típico como el Canónigo y el té del puerto con orujo. 

Después de la comilona entenderás por qué Potes es uno de los destinos favoritos de los viajeros. En 2020 fue elegido Capital del Turismo Rural. 

Santillana del Mar, el pueblo medieval del norte

Santillana del Mar
Por mehdi

A Santillana del Mar se la conoce como la villa de las tres mentiras: pues no es santa, ni es llana, ni tiene mar. Aunque el Cantábrico está a pocos kilómetros y todo el pueblo gira alrededor de su colegiata de Santa Juliana, Patrimonio de la Humanidad y Monumento Nacional. Parece que no es tan mentirosa. 

Su casco antiguo está considerado como uno de los cascos medievales más bonitos e importantes del norte de España. Sus pedregosas calles guardan también edificios renacentistas y barrocos. Ambos estilos abundan gracias a sus palacios y casonas montañesas de aquellos que hicieron sus riquezas en el Nuevo Mundo. Algunos de los más importantes son los de los Hombrones y los Bustamante, así como el palacio de Velarde. 

A su rico patrimonio urbano hay que añadirle que Santillana del Mar está a solo dos kilómetros de la cueva de Altamira, el gran tesoro europeo de la Prehistoria declarado Patrimonio de la Humanidad. En el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira podrás conocer su historia y, si hay suerte, hasta puedes ser uno de los 5 elegidos que cada viernes puede entrar en la cueva. Esto se ha hecho así para preservarla. 

En Cantabria se come muy bien. Quizá no haga falta decirlo, pero lo mejor de una escapada rural en Santillana del Mar también es su gastronomía. Antes de explorar sus alrededores os recomendamos probar el sorropotún, que es la marmita de bonito. También el cocido montañés y el bizcocho con leche de la Casa Quevedo. Para bajarlo nada mejor que hacer senderismo hasta la costa. Desde el casco urbano de la villa hay un camino que llega hasta los acantilados.

Aínsa-Sobrarbe, para los amantes de la montaña

Aínsa
Por Jose Arcos Aguilar

También en el norte y también medieval, Aínsa-Sobrarbe es otro de los pueblos más votados por los viajeros. En 2018 fue elegido como el mejor pueblo para hacer turismo rural. Los motivos, además de por su belleza, tuvieron que ver también con su gran oferta de deportes de montaña

Aínsa-Sobrarbe está situada sobre un promontorio rocoso en la confluencia de los ríos Cinca y Ara. Un lugar privilegiado para realizar rutas de senderismo a pie o en bicicleta, esquiar o adentrarse en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural Posets-Maladeta o el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara. 

En ella su casco antiguo aún conserva su pasado medieval, en el trazado de sus calles y la muralla, coronadas por el castillo (s. XI y XVII) y la colegiata de Santa María (s. XII). No hay que perderse las fachadas de las casas Arnal y Bielsa. 

En los alrededores de Aínsa-Sobrarbe destacan monumentos como el monasterio de San Victorián, situado a 1.800 metros de altura. Los historiadores consideran que podría datar del siglo VI, por lo que podría ser uno de los monasterios más antiguos de España. También el dolmen de Tella, de origen prehistórico. 

Por su ubicación, su cocina aúna lo mejor de la gastronomía de montaña: carnes a la brasa, típicas de las hogueras de invierno; el solomillo de ciervo; el estofado de jabalí; las mollejas crujientes; las chiretas; los caracoles; las legumbres y, sobre todo, las trufas. Y de postre, unos pastillos de almendras y nueces, torrijas caramelizadas y crespillos. 

Sigüenza, un doncel y tres estrellas Michelín

Sigüenza
Por Turismo Castilla-La Mancha

Si hablamos de escapadas gastronómicas, no puede faltar Sigüenza. El pueblo de las estrellas Michelín gracias a los chefs Enrique Pérez, del restaurante El Doncel; a Samuel Moreno, del Molino de Alcuneza; y a Jorge Maestro y María Viqueira, de Nöla. Los tres acercan a los comensales los mejores productos de Guadalajara. 

Pero además de su buena cocina, Sigüenza es un pueblo que gusta por su belleza, su patrimonio y por su fusión de estilos arquitectónicos. Es conocida como la villa del Doncel por la escultura fúnebre del caballero Martín Vázquez de Arce, situada en la capilla de San Juan y Santa Catalina de la catedral de Sigüenza. Es uno de sus monumentos más visitados, junto con la Casa del Doncel, del siglo XIII y de estilo gótico militar. El edificio pertenece a la Universidad de Alcalá de Henares y en él se encuentra el Archivo Histórico Municipal . 

De su pasado medieval también conserva sus murallas, con sus cinco puertas de entrada. Igual que su castillo de los obispos de Sigüenza, de origen árabe pero reconstruido en el siglo XII. En su interior alberga el Parador Nacional de Turismo. Los obispos tuvieron mucha importancia en Sigüenza, pues fue un señorío eclesiástico. Además de la catedral, entre sus edificios religiosos destacan las iglesias de San Vicente y la de Santiago. 

Los alrededores de Sigüenza  también son muy valorados por los viajeros. En el Espacio Natural del Barranco del Río Dulce es donde Félix Rodríguez de la Fuente grabó parte de la cabecera de sus documentales. El naturalista y divulgador cuenta con un mirador a su nombre que es sobrevolado por multitud de aves como el águila real y el buitre común. Por aquí pasa la Ruta del Cid, además de otros senderos como el de la Hoz de Pelegrina

Con tanta oferta cultural, gastronómica y de aventura no es de extrañar que haya sido el pueblo más votado por los viajeros en 2017 para realizar una escapada rural. 

Ranking personal de las 10 aldeas más bonitas de España para visitar después de la crisis del coronavirus

A todos nos gustaría recorrer pequeñas aldeas con encanto con menos de 100 habitantes donde se respira naturaleza, aire libre, un ambiente tranquilo y sano. En esta lista, selecciono poblaciones rurales tan pequeñas que no tienen ayuntamiento propio y sus habitantes en ocasiones caben en el bar del pueblo. Te invito a descubrirlas y que las visites cuando podamos volver a viajar

O Cebreiro

Read more

Potes
80 Shares

Artículos relacionados

1 comentario

Humberto 20 de abril de 2021 - 01:46

Cuando van a mostrar pueblos de las Sierras de Filabres (Sorbas – Senes – Benitorafe) ?? me gustaría mucho ver esos lugares de mis antepasados. Gracias

Responder

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap