En Huesca el turismo rural encuentra un escenario ideal para su realización, tanto por las casas rurales que existen en toda la provincia como por la cantidad de rutas, actividades, paisajes naturales y eventos relacionados con el mundo rural y natural que ofrece. Aquí puedes encontrar toda la información relacionada con el turismo rural en Huesca y aportar tus sugerencias y opiniones.

Según la RAE, un gentilicio es “Un adjetivo o sustantivo que denota relación con un lugar geográfico”. Lo que viene a ser, de dónde eres. De Madrid, madrileño; Asturias, asturiano; De Granada, granadino; Valencia, valenciano; Tenerife, tinerfeño… Hemos recorrido España buscando aquellos gentilicios que no son tan obvios. Aquí os dejamos algunos de los que hemos encontrado, aunque hay muchos más. ¿Sabrías decir de dónde es cada uno de ellos?

Si una casa rural tiene granja, es un éxito asegurado para cualquier escapada en familia. Te presentamos varias casas rurales con granja en las que los niños se lo pasarán en grande siendo ganaderos por un día, recogiendo los huevos frescos del gallinero, montando en poni, cepillando a los caballos o dando de comer a las cabritas.

Apreciados, protegidos y maravillosamente naturales. Hay más, muchos más, pero tenemos que elegir para que la vida nos dé para visitarlos…

Este gran desfiladero, con paredes de hasta 500 metros de altura, es un accidente geológico natural y por su fondo fluye el río Noguera Ribagorzana, que nace en los Pirineos y marca parte de la frontera natural entre Aragón y Cataluña.

Los Geoparques Mundiales de la UNESCO nos cuentan la historia de 4.500 millones de años del planeta. Además, son un excelente plan para tu próxima escapada rural. Estos son los doce geoparques españoles que se pueden visitar en la actualidad. En todo caso, mucho más que piedras.

España cuenta con diversidad de caminos que recorren la Península ibérica de norte a sur y de este a oeste. Algunos atraviesan sus puntiagudos sistemas montañosos. Otros requieren menos dificultad y cruzan su meseta.

En pleno Pirineo aragonés, en la provincia de Huesca, se encuentra el sector de mayor hermosura del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Valle de la Pineta. Doce kilómetros de recorrido al que asoman majestuosas paredes montañosas, camaleónicos bosques de hayas y abetos, inmensos prados, ríos, vistosas cascadas y hasta un pequeño glaciar que se resiste a abandonar semejante entorno natural.