Casas rurales en Biescas

Biescas

Nº de plazas

Búsqueda libre (pueblos, comarcas, zonas...)

Entrada Salida

Precio medio aprox.

Tipo de alquiler

  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar

13 Casas rurales en Biescas

Ver en un mapa
Más relevantes primero

Apartamentos Cañardo

Biescas
4 opiniones
Alquiler íntegro
21 personas
16 camas
26 
pers. noche
aprox

Los Apartamentos Cañardo están situados en Orós Alto, un pequeño pueblo a 2 Km de Biescas, con acceso, desde el puente d...

La Borda de Marco

Biescas
3 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 18 personas
3 dormitorios
12 camas
19 
pers. noche
aprox

La Borda de Marco es una antigua borda familiar restaurada que ofrece servicio de tres apartamentos turísticos con un en...

Casa Maza

Biescas
Alquiler íntegro
2 - 39 personas
3 dormitorios
31 camas
28 
pers. noche
aprox

Casa Maza se sitúa en Biescas, comarca del alto Gallego, en Huesca. Se sitúa en la entrada del Valle de Tena. Esta local...

Casa Isabalé

Biescas
3 opiniones
Alquiler íntegro
2 - 20 personas
2 dormitorios
14 camas
28 
pers. noche
aprox

A 15 minutos de Jaca, Formigal o Panticosa. En el mismo centro de Biescas. A media hora del Parque Nacional de Ordesa y ...

El Rincón de Andrea

Biescas
2 opiniones
Integro o habitaciones
2 - 37 personas
8 dormitorios
30 camas
29 
pers. noche
aprox

El Rincón de Andrea es un pequeño establecimiento familiar de Turismo Rural que dispone de apartamentos y habitaciones s...

Apartamentos Casa Rios

Biescas
38 opiniones
Integro o habitaciones
1 - 37 personas
10 dormitorios
25 camas
22 
pers. noche
aprox

Casa rústica, tradicional y familiar. Ubicada en un entorno idílico en lo alto de la villa de Biescas. El alojamiento cu...

Casa Peinón

Biescas
Alquiler íntegro
1 - 9 personas
4 dormitorios
8 camas
23 
pers. noche
aprox

Casa Peinón se ubica en Biescas (Huesca), en el Valle de Tena, en pleno corazón del Pirineo Aragonés (Aragón- España). ...

Apartamentos Lardiés

Biescas
Alquiler íntegro
2 - 15 personas
5 dormitorios
13 camas
25 
pers. noche
aprox

Apartamentos Lardiés, ubicados en Biescas, en el corazón del Pirineo Aragonés. Dispone de muy buena ubicación, muy cerca...

Casa Ane

Biescas
3 opiniones
Alquiler íntegro
8 - 10 personas
5 dormitorios
9 camas
23 
pers. noche
aprox

La casa rural Casa Ane, situada en lo más alto de la villa y a tan solo 50 metros de la iglesia de San Salvador, te ofre...

Casa Matías

Biescas
Alquiler íntegro
4 - 6 personas
3 dormitorios
4 camas
20 
pers. noche
aprox

Alojamientos Maribel

Biescas
Alquiler íntegro
5 personas
3 dormitorios
4 camas
28 
pers. noche
aprox

Hotel Tierra de Biescas****

Biescas
Por habitaciones
2 - 86 personas
más de40 pers. noche
aprox

Casa Biescas

Biescas
19 opiniones
Alquiler íntegro
1 - 9 personas
3 dormitorios
7 camas
75 
pers. noche
aprox

Biescas, turismo rural en una Reserva de la Biosfera

El Pirineo aragonés siempre es una fuente de grandes momentos y apacibles estancias. Esta vez te recomendamos establecerte por unos días en la comarca del Alto Gállego, concretamente en el valle de Tena, por donde se esparce ricamente la reserva de la biosfera de Ordesa-Viñamala (la única de Aragón), con toda la biodiversidad que esto conlleva.

Escoge un hogar temporal de lo más acogedor en Biescas y empápate de románico, deja que te cuenten relatos legendarios, haz el cabra por el monte, únete a festejos… Y cuando necesites un buen descanso sumérgete en el Balneario de Panticosa (a 30 minutos). ¡Cuando vuelvas no serás el mismo!  

Los aeropuertos que te quedarán más cerca son los de Huesca-Pirineos (a 1 hora y 50 minutos) y Zaragoza (a 2 horas y 25 minutos). También podrás hacer parte de tu trayecto en AVE hasta Zaragoza o Huesca, o en tren de media distancia hasta Jaca (a 25 minutos), y finalizar tu viaje en autobús. En coche, deberás seguir la E-7 o A-132 desde Huesca, o la A-21 y la N-240 desde Pamplona.

La villa de Biescas

Por las calles de su casco urbano te espera un agradable paseo entre muestras de arquitectura popular. Es aquí donde viven los pelaires, nombre que reciben los que preparan la lana que ha de tejerse, pero también los habitantes de Biescas.

Un espacio que tienes que ver cuando rondes por sus dominios es el Museo de La Torraza. Ocupa una interesante casa-fuerte de 1580. En lo alto de su fachada de piedra asoman unas saeteras, pero no te preocupes, serás bienvenido. En su interior, una serie de objetos, maquetas, carteles y audiovisuales se conjurarán para hacerte viajar al siglo XVI.

Una pequeña incursión al pueblo de Yésero (a 15 minutos) te permitirá conocer lo que fue una fuente de ingresos para los habitantes de la zona: la pez. Se trata de un líquido que se obtenía de la resina de los pinos y que se utilizaba para proteger botas de vino, fabricar antorchas, marcar ganado… Te contarán todo lo que quieras saber en el Centro de Interpretación Casa de la Pez, que ocupa una antigua cárcel.

Testimonios románicos

Si diriges tu mirada a la parte alta de Biescas, darás con la iglesia de San Salvador. En su ábside, permanece su parte original románica. El resto quedó destruido durante la Guerra Civil. Desde su mirador tendrás una imagen de postal de la localidad y su entorno.

Basculando por el término municipal hallarás las iglesias de San Martín de Oliván, San Bartolomé de Gavín (con una bella torre-campanario sobrepuesta en un paisaje que te invitará a quedarte un buen rato), Santa Eulalia de Susín (sus pinturas murales Los llorones de Susín te esperan en el Museo Diocesano de Jaca) y Santa Eulalia de Orós Bajo (a caballo entre el románico serrablés y jaqués).

Las descubrirás (¡a estas y a muchas otras!) siguiendo la Ruta del Serrablo. Desde Biescas podrás tomar los caminos que te llevarán a los templos de los núcleos de Gavín y Espierre, los levantados en la orilla izquierda del Gállego y los próximos a la pista que se dirige a la zona de Sobrepuerto.

De la canoa de lago a la escalada en hielo

Si te apetece desplazarte a pie, podrás perderte entre cuantos senderos. Una pequeña recomendación: el PR-HU 80, que enlaza Biescas con la Casita de las Brujas (5 kilómetros, 1 hora y 15 minutos). Se desliza a la sombra de los pinos y conserva el recuerdo de cuando fue camino de herraduras para bajar leña. Muy cerca, te llamará el circuito de aventura en los árboles del Parque de Arratiecho.

También puedes optar por una ruta en BTT, como la que une Biescas (partiendo de la plaza del Ayuntamiento) con los pueblos pintorescos de Barbenuta y Espierre, pasando por el barranco del Sía (7,5 kilómetros).

Otras muchas actividades te harán familiarizarte con los parajes de tu alrededor: canoa de lago, kayak, barranquismo, escalada (¡también en hielo!), vía ferrata, pesca, esquí, raquetas de nieve, hípica...

“Donde la araña tejió, Elena no entró”

Coge tu brújula y apunta 5 kilómetros al norte de Biescas, sin abandonar su término, pero adentrándote en el valle de Tena. O réstale un poco de tono épico y simplemente busca las indicaciones que te conduzcan a la ermita de Santa Elena. A su vera, la fuente de la Gloriosa mana con intermitencia y parte del templo busca esconderse en una cueva.

En este entorno se respira espiritualidad desde hace siglos. Aquí, en la prehistoria, se alzaron megalitos y los romanos rindieron culto a las ninfas. ¡Y es un abundante pozo de leyendas! Una de éstas cuenta que santa Elena, después de pasar por Biescas huyendo de unos perseguidores, se escondió en una cueva del valle de Tena. Acto seguido, una araña tejió una tela en la entrada, y esto fue lo que la salvó: creyeron que allí no podía haberse escondido…

Cuatro romerías te servirán de excusa para visitar esta ermita: el 7 de febrero, el domingo de Pentecostés o Día de las Cruces, el 13 de junio (San Antonio de Padua) y el 18 de agosto (Santa Elena), coincidiendo, en el pueblo, con el chupinazo, el esperado desfile de carrozas y las verbenas.

“El aragonés fino después de comer tiene frío”

Si buscas la singularidad y la tradición no solamente en el entorno, sino también en las recetas que te darán de comer, por Biescas y el valle de Tena tu escapada de turismo rural sabrá a sopas de ajo o pan, migas con uva o huevo, boliches, bacalao ajoarriero, chiretas con patatas, guisos de caza, carnes a la brasa…    

Y, como no hay dos sin tres, después de un primer plato y un segundo: los postres. Sean rosquillas, sean torrijas, crespillos, empanadas de calabaza o quesos de Aragón, haz que bajen con algún quemadillo. Eso si no quieres algún dulce con alcohol ya incorporado: como las sopas de Santa Teresa y el melocotón con vino rancio. Para que suba la temperatura... ¡Haz caso del dicho!

Buscar alojamientos