En pleno Pirineo aragonés, en la provincia de Huesca, se encuentra el sector de mayor hermosura del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Valle de la Pineta. Doce kilómetros de recorrido al que asoman majestuosas paredes montañosas, camaleónicos bosques de hayas y abetos, inmensos prados, ríos, vistosas cascadas y hasta un pequeño glaciar que se resiste a abandonar semejante entorno natural.

Grandes montañas y glaciares que recuerdan el origen de la cordillera, espacios protegidos, parques naturales, ibones, valles, ríos salvajes y barrancos que llaman a la aventura… Estos son los ingredientes que componen el Pirineo aragonés y que no puedes perderte.